La aventura de dos chicos y su EeF. Simplemente nuestro día a día.

En este blog cuando hablamos de EeF hacemos referencia a Educación/Enseñanza/Escolarización en Familia.

jueves, 29 de octubre de 2015

¿Una imagen vale más que mil palabras? 2

Después del primer post sobre la imagen de los homeschoolers, aquí dedico un post al segundo problema que yo le veo.

No interpretamos bien las imágenes reales.

Y este problema también se podría dividir en dos.
1. No vemos algunas cosas que sí están
2. Nos imaginamos cosas que no son.


¿Qué nos dice una imagen como esta?
Dice que un chico está estudiando, haciendo deberes, aprendiendo algo.......

Pero no dice una de las cosas más importantes de esta imagen: ¿Porqué está haciendo este chico lo que está haciendo? ¿Quién le ha dicho que lo haga? ¿Quién le ha dicho que lo haga allí?

La gran diferencia entre esta imagen homeschooler y la de muchos otros niños que van al colegio (no todos, que conste) y que pueden estar en exactamente la misma posición haciendo exactamente lo mismo está en la respuesta a estas preguntas:

¿Porqué está haciendo este chico lo que está haciendo?¿Quién le ha dicho que lo haga? ¿Cuál es su motivación?
En el caso homeschooler suele ser (y de nuevo no en todos los casos, pero yo creo que aún así en la gran mayoría de casos) porque le interesa y porque el chico mismo lo haya decidido. En el caso de los niños que van al colegio suele ser (y de nuevo no en todos los casos, ya lo sé) porque alguien le ha dicho que lo tenga que hacer.
En nuestro caso, aunque a mi hijo mayor no le gusta nada la física que tiene que estudiar ahora, ni las mates, lo hace igualmente. Se pone porque es decisión suya sacarse un título. Se pone a las horas que quiere en el sitio que quiere y cómo quiere.

En nuestro caso sí que es verdad que algunas veces está estudiando algo que no le interesa ni le gusta.  Hay casos homeschoolers donde solo se estudia lo que quieren y lo que interesa. En nuestro caso, como está la decisión suya de sacarse un título, él sabe que esto (aún) no existe sin tragarse algunas cosas que no le interesan. Pero lo hace igualmente, porque es decisión suya.

Creo que esto es una diferencia MUY importante. Estudiar algo que no te gusta, pero hacerlo igualmente porque es tu propia decisión, porque tienes claro que hay que hacerlo, porque sabes que sirve para conseguir tu objetivo, es muy diferente a estudiar algo que no te gusta porque fulanito te haya dicho que lo tienes que estudiar y punto. En el primero de los casos pondrás todo tu esfuerzo igualmente. En el segundo de los casos es posible que pasas olímpicamente a la primera oportunidad que tengas. Incluso es posible que ni consigues aprenderlo.

Esta motivación interior no se puede ver nunca en una imagen.
Un niño homeschooler puede estar escribiendo en una mesa simplemente porque le gusta y porque en aquel momento le apetece. Otro niño puede estar haciendo EXACTAMENTE LO MISMO pero lo hace por obligación.

En una imagen homeschooler suele ser el niño mismo protagonista de su educación y su aprendizaje. Y esta diferencia no se pude ver en ninguna imagen.

Por mucho que pueda parecer que la imagen que damos los homeschoolers en los medios de comunicación sea la más parecida o igual a la imagen escolar, hay una diferencia invisible que siempre estará allí y es la MOTIVACIÓN.

El sistema educativo ha hecho reformas y reformas y reformas y casi cada vez va a peor o vuelve a equivocarse. Mientras que quizás la única reforma que se debería de hacer es justamente esto: dejar que los alumnos sean protagonistas y dueños de su educación. Que aprenden lo que quieran.

¡¡EP!! Dirán algunos, es que el niño o el joven no tiene la capacidad suficiente para decidir sobre qué tiene que aprender y qué no.
Y yo me pregunto ¿Acaso el ministro sí que es capaz???
¡¡Ep!! Dirán algunos, es que el niño o el joven se equivocará y quizás aprenderá cosas que no necesita o no aprenderá cosas que necesitará.
Y yo me pregunto ¿Acaso ahora los jóvenes a los 16 años salen del colegio sabiendo única y exclusivamente TODO lo que necesitarán? ¿No se queja el mundo empresarial de que no encuentran según qué jóvenes preparados para tal o cual? ¿No se aprenden cosas inútiles en el cole? ¿No hay un montón de jóvenes que en acabar sus estudios piensan ¿Y ahora qué??
¡¡EP! Dirán algunos, es que el niño o el joven se podría equivocar.
Yo yo digo..... ¿y?

Claro que da miedo, no lo voy a negar. Da miedo soltar el control, da miedo confiar, da miedo dejarlo en manos de un joven adolescente y ver que se pueda equivocar. Pero para esto estamos los adultos al menos para no dejar que se atropelle del todo. Yo por la calle puedo dejar que el niño vaya suelto y por el lado que quiere, pero no le dejaré cruzar cuando viene un coche......

Incluso yo casi me atrevo a decir que tampoco se equivocarían tanto estos adolescentes. No son tontos. El problema es que algunos están atontados por el sistema educativo. Algunos están tan acostumbrados a que les digan lo que tienen que hacer que entonces claro que no les puedes soltar ya porque nunca han aprendido a tomar decisiones, a responsabilizarse de su propio aprendizaje, de su propia vida. Pero si dejas al niño que poco a poco vaya cogiendo responsabilidades, que pueda decidir si esto o lo otro, que tenga poder de decir no a según qué cosas...... yo confiaría en cualquier adolescente entonces.

Y esto que yo reconozco que también he guiado a mis hijos. Siempre ha habido decisiones en mi casa donde yo tenía derecho a veto y así se los dejaba claro. Había ciertos aprendizajes innegociables, ciertas tareas obligatorias y ciertas cosas prohibidas (aún los hay jajajajajaja). Pero yo creo que cuando el niño tenga su lugar de decisión, sus momentos de poder, su propio control sobre todo aquel que realmente es capaz de controlar, entonces llega a la adolescencia y sabe tomar las decisiones correctas. Aún se equivocará, claro que sí, toda la vida nos equivocamos de tanto en tanto, pero yo creo que nunca sería desastroso como han sido algunas decisiones de algunos adolescentes.

Vuelvo al paseo por la calle. Yo puedo dejar al niño que decide sobre si va a caminar más rápido o más lento, de la mano o suelto, a la izquierda o a la derecha, delante de mi o detrás de mi...... un montón de decisiones que puede tomar y él mismo se dará cuenta dónde está más seguro, más cómodo, más divertido...... Pero nunca le dejaría tomar la decisión de cruzar en rojo, por mucho que se ponga en plan berrinche de que quiere cruzar en rojo. Allí yo tomo el control, se lo explico y si no atiende, le cojo y punto. También hay situaciones donde yo podría decidir que aquí vas de la mano aunque no quieras. Se lo explico porqué y si no quiere, le cojo igualmente y punto.

Creo que con la educación es equiparable. Es un paseo por la vida. Hay decisiones y muchos que el niño y el joven pueden tomar, y hay 4 que son innegociables. Y así van aprendiendo hasta que sepan por si solos que cuando está rojo hay que esperar, o hasta que ya tenga la edad suficiente para ir siempre suelte ;).

No sé si todo esto último tiene que ver mucho con la imagen...... pero así me ha salido ,).






6 comentarios:

Maribel dijo...

En el aprendizaje en el hogar las realidades pueden ser cientos.
Precisamente una imagen equivocada que yo veo en el tema es creer que sólo se puede hacer de una forma o que todo el mundo lo hace igual.
En nuestro caso, con un niño de 7 años, hay muchas cosas que yo decido en su nombre y otras que él puede decidir si quiere hacer o no. Pero si yo soy sincera y quiero dar una imagen real, tengo que decir que hoy por hoy hay montones de cosas que mi hijo hace por su propia voluntad, porque está muy motivado, pero hay otros montones de cosas que hace porque yo le dirijo a ellas, programo, etc.
Creo que hay cosas que es fundamental que aprenda y cuando sea más mayor y esté preparado podrá tomar decisiones personales en este sentido.
Lo que realmente nos sirve a nosotros de aprender en casa (no es lo único, hay más cosas) es poder adaptar la forma de hacer las cosas a lo que él necesita, lo que le gusta, su forma de aprender, sus ratos de atención y distracción, etc.
Lo que sí estoy comprobando estas últimas semanas es que ahora hace muchas más actividades espontáneas que antes, me refiero a actividades de aprendizaje. Nos sorprende con collages, dibujos, frases escritas... un niño que el curso pasado detestaba escribir, pintar y hacer manualidades.
Puede ser que el gran cambio en su forma de estudiar le haya motivado para querer hacer otras cosas.

Cigi dijo...

Qué interesante Marvan, me ha encantado!!!
Me gustaría añadir una cosa que me pasa a mí que soy adulta: aunque tenga un objetivo propio, aunque disfrute con el tema, me cuesta muchísimo ponerme a estudiar. Lo sigo viendo como una "obligación", como algo impuesto, aunque ahora sea yo misma quien me obligue. No sé si será también un efecto secundario del sistema educativo actual.

Seoane Melliz dijo...

Yo estoy de acuerdo con todo lo que dices ,pero creo necesario orientarlos, dotarles de información porque las decisiones no se toman porque sí ,sin base o entonces yo soy mandona por naturaleza,jaja. Hay que darles libertad pero no confundir con libertinaje..

Marvan dijo...

Maribel, de esto trata justamente creo, que se intenta poner una imagen a algo demasiado diverso como tú dices. Hay muchas formas de hacerlo. Y yo también hacía lo mismo, lo que consideraba necesario (como algo de mates y lengua) se los adaptaba a su manera de aprender y esto ayuda mucho a "camuflarlo". Aunque sea algo "dirigido" lo puedes presentar de tal manera que sea mucho más divertido y que casi ni se da cuenta.
Cuando a los niños se les da libertad de hacer las cosas a su manera suelen "florecer" !

Cigi, gracias por tu comentario! Qué lástima que aún ves el estudiar como obligación aunque sea por voluntad propia. Sería posible que fuera resultado del sistema. Son de estas cosas que una nunca podrá saber seguro.

Seoane, estoy completamente de acuerdo contigo. Yo también soy de las que creen que hay que tener unos límites donde puedes elegir. Pero por ejemplo dejar que eligen los libros que lean durante la escolarización, yo creo que ya cambiaría muchísimo y más de uno acabaría leyendo. Mira mi hijo menor. Probablemente nunca será aquel lector de novelas pero ha leido sus libros y ya está. Yo también les he orientado y lo sigo haciendo pero creo que el sistema educativo podría dar múchísimo más libertad a los alumnos a la hora de decidir su educación.
Mira que ahora justo acabo de escuchar una noticia de la mejor empresa de no sé dónde y que no tienen horarios y puedes coger todas las vacaciones que quieres y hay un montón de libertades y resulta que sus trabajadores son de los que mejor resultados dan. Es como si das libertad y confianza a las personas, ellos quieren demostrar que realmente se lo merecen y sacan lo mejor de sí. Yo creo que es más o menos lo mismo.

Seoane Melliz dijo...

Sí, sí , estoy de acuerdo contigo , en cuanto a los libros por supuesto porque el mayor que es un gran lector en su colegio le mandaban a leer un libro de tal autor ,y él mismo decía que porqué no le daban opciones para él escoger. Todo por intereses o convenios que tenía el colegio.

Marvan dijo...

Uf, esto ya es otro tema "flipante" Seaona, el tema económico detrás de los libros obligatorios en el colegio..... una verguënza realmente.

Related Posts with Thumbnails