La aventura de dos chicos y su EeF. Simplemente nuestro día a día.

En este blog cuando hablamos de EeF hacemos referencia a Educación/Enseñanza/Escolarización en Familia.

sábado, 7 de marzo de 2009

Platero

Hace un par de dias, vi una entrada en el Blog de Pilar sobre la obra de Juán Ramon Jiménez: Platero y yo.

Debo reconocer que es una obra que no conocía, estoy aprendiendo la literatura española con mis hijos jeje. Y ahora me doy cuenta que casi todos los niños lo leen en primaria.

Como vi que era una obra sobre un animal pensé que a mis hijos les iba a gustar y tuve razón, les está gustando mucho. Estamos leyendo una versión adaptada por Rosa Navarro Durán. Y me sorprendió mucho uno de los primeros capítulos sobre "la escuela". Me costó algo encontrarlo en la obra original pero al final lo encontré pero tiene otro título: "la Miga"

La miga
Si tú vinieras, Platero, con los demás niños, a la miga, aprenderías el a, b, c, y escribirías palotes. Sabrías tanto como el burro de las figuras de cera – el amigo de la Sirenita del Mar, que aparece coronado de flores de trapo, por el cristal que muestra a ella, rosa toda, carne y oro, en su verde elemento – ; más que el médico y el cura de Palos, Platero.


Pero, aunque no tienes más que cuatro años, ¡eres tan grandote y tan poco fino! ¿En qué sillita te ibas a sentar tú, en qué mesa ibas tú a escribir, qué cartilla ni qué pluma te bastarían, en qué lugar del coro ibas a cantar, di, el Credo?

No. Doña Domitila – de hábito de Padre Jesús Nazareno, morado todo con el cordón amarillo, igual que Reyes, el besuguero –, te tendría, a lo mejor, dos horas de rodillas en un rincón del patio de los plátanos, o te daría con su larga caña seca en las manos, o se comería la carne de membrillo de tu merienda, o te pondría un papel ardiendo bajo el rabo y tan coloradas y tan calientes las orejas como se le ponen al hijo del aperador cuando va a llover...

No, Platero, no. Vente tú conmigo. Yo te enseñaré las flores y las estrellas. Y no se reirán de ti como de un niño torpón, ni te pondrán, cual si fueras lo que ellos llaman un burro, el gorro de los ojos grandes ribeteados de añil y almagra, como los de las barcas del río, con dos orejas dobles que las tuyas.
No pude dejar de pensar en mis hijos que casi son como Platero, especiales, y que aunque la señorita no creo que les maltrataría, al menos creo que no les entendería, porque ellos son especiales, pequeños, suaves, tan blandos por fuera, que parecen todo de algodón, pero con ojos duros abiertos al mundo. Veniros conmigo, yo os enseñaré las flores y las estrellas.

7 comentarios:

Silvia dijo...

Quien mejor que la madre para educar con amor a sus hijos? Que lindo pensamiento has puesto Marvan! Nadie, nadie en el mundo conoce a los hijos como la madre ni daria su todo, dia a dia y minuto a minuto como ella.
Un abrazo amiga, compañera de este privilegio.

Meninheira dijo...

Qué bonita entrada marvan!!

Yo nunca fuí capaz de leer a Platero, cuando era pequeña me dijeron que al final moría y no pude.

Besitoss

Marvan dijo...

Mi marido también dijo que nunca le gustó esta obra. yo la encuentro bonita, pero puedo entender que la original es muy "heavy" para niños. Estuve buscandola por internet y realmente es difícil de leer creo para los niños. Supongo que entonces aún no habia adaptaciones para niños. Además si lo he entendido bien nunca fué escrito para niños.

Ya lo ví también que al final muere el burrito y no sé cómo se lo va a tomar mi hijo mayor. Me acuerdo que cuando estuvimos leyendo "Tirant lo Blanc" también fué un drama al final cuando se murió. Por otro lado creo que él justamente lo necesita, este aprendizaje de que todo ser vivo al final muere, que esto es muy triste pero que hay que aprender a vivir con esto. Uf, no sé, es difícil para nosotros, para los niños aún más. Espero que se lo tome bien el final......

Bajo el diente de león dijo...

:))
Muy bonito post, Marvan.
Yo creo que a los niños hay que hablarles con naturalidad de la muerte, como algo que es consustancial a la vida, a nuestra vida. Mis hijos, aunque son pequeños, me preguntan a veces mucho sobre la muerte (va por épocas...), yo siempre les he dicho la "verdad", porque considero que a los niños hay que decirles siempre la verdad, no de forma muy dura ni fría, pero decírsela. Pienso que ayuda a "formar" personas más conscientes de la vida, de ese don preciado.
Luego ellos, a pesar de saber ciertas cosas, siguen con sus juegos... Son increíbles los niños!!
Un besito.

E. dijo...

Preciosa entrada. Tengo mi libro de Platero todo gastado... lo leí de niña en el colegio y a mi sí me gustó. Tengo que recuperarlo de casa de mis padres para los niños, que pronto estarán en condiciones - creo - de apreciarlo.
Ojalá todos los niños tengan quien les lleve a ver "las flores y las estrellas".

Silvia dijo...

Queridisima Marvan! Ya esta listo el diario de una mujer sencilla en mi blog. Le puse misterlinky y todo como me sugirio Maria y esta solo español como tu lo sugeriste. Gracias amiga! Anda mujer, muero por leerte! Te espero!
Un gran abrazo!

paloma dijo...

Si, que es una bonita entrada, me apunto el libro, yo empecé a leerselo pero hace años... tal vez ahora les guste más. Besos.

Related Posts with Thumbnails