La aventura de dos chicos y su EeF. Simplemente nuestro día a día.

En este blog cuando hablamos de EeF hacemos referencia a Educación/Enseñanza/Escolarización en Familia.

domingo, 1 de febrero de 2015

Educación: monopolio del Estado?

Me han intrevistado para un artículo en un blog de estudiantes de la Pompeu Fabra.
El blog está en Catalán, pero aquí os publico el artículo en Castellano que el autor ha sido tan amable de traducir.

Yo estoy en la parte de Homeschooling.... claro... ;). Suena un poco repelente lo de los 6 idiomas y no es lo más importante en la educación de mis hijos pero por lo demás está muy bien el artículo y toda difusión es bienvenida. 

Sobre todo me ha gustado mucho hablar con el autor, una persona que desconocía totalmente el homeschooling y se agradece que personas totalmente nuevas a esta manera de educar tienen una visión tan abierta hacía el tema y que ayuden a que cada vez más personas sepan que hay otras maneras de educar.

Aquí os lo dejo.


La educación tradicional –ya sea pública, concertada o privada con regulaciones del sector público-, se enfrenta a uno de sus mayores retos de las últimas décadas. La distancia entre las preferencias de los consumidores, en este caso padres y alumnos, y el producto que se les ofrece es suficientemente grande para garantizar el éxito de opciones alternativas. Las cifras demuestran el fracaso del sistema español actual: 14% de paro entre los titulados universitarios (la media de la OCDE es del 5%), 21% de paro entre los que tienen estudios de secundaria y hasta un 31% de paro entre los que tienen tan sólo la primaria. A esto se le añade que tenemos uno de los  índices de sobrecualificación más altos de la UE: casi el 40% de los titulados trabajan en puestos de trabajo que requieren baja cualificación [1]. Desequilibrios entre formación y mercado hacen que muchos jóvenes preparados se marchen al extranjero o se vean obligados a aceptar trabajos poco remunerados.

Hay consenso en cuanto a que el modelo lleva al fracaso. Pero, ¿qué se tiene que cambiar para revertir la situación? Seguramente la mayoría de nosotros contestaría de manera diferente a esta pregunta. Yo personalmente opino que se tendría que modificar el plan de estudios para formar alumnos más preparados a la hora de salir al mundo laboral y los mercados, que se debería  modificar el rol del profesor para dar mayor protagonismo al alumno y que se tendría que fomentar la creatividad de los niños.  Aun así, ¿quién sería yo para imponer mi forma de entender la educación sobre todos los padres y alumnos? ¿Por qué el ministro de turno no da más autonomía a las escuelas para implementar nuevos métodos pedagógicos más adecuados a las preferencias de las familias, y en cambio nos mantiene distraídos sobre si la religión tiene que ser o no una materia obligatoria o sobre el porcentaje de clases que se tienen que impartir en lenguas cooficiales en las aulas?
Debido a mi desencanto con el funcionamiento de las escuelas, institutos y universidad en general, me gustaría explicar por encima otros modos de educar que complementan –o incluso sustituyen- el sistema estatal.


HOMESCHOOLING

Es una práctica sin cobertura legal en España (no está prohibida expresamente pero sí implícitamente) que se basa en educar a los niños en casa en lugar de en la escuela. Dicha ilegalidad hace que pocas familias escojan esta opción, si bien es cierto que suelen ser familias con fuertes convicciones sobre la idoneidad de educar a los niños en casa y que, en su mayoría, son conocedoras de los posibles problemas legales a los que se enfrentan. A diferencia de lo que a uno le puede parecer más lógico, los motivos principales que se arguyen por parte de las familias homeschoolers en el caso español no son ideológicos. En su mayoría son casos de niños con características particulares (niños especialmente capacitados, niños que han sufrido bullying, etc.) o bien el de familias que practican la crianza con apego, término creado por el pediatra William Sears y que hace referencia a la necesidad de un fuerte vínculo relacional de los hijos con sus padres. [2]

El homeschooling destaca también por su heterogeneidad. Entre las distintas modalidades destaca el flexischooling –en el que los padres envían a sus hijos a la escuela sólo para cursar unas determinadas materias o en franjas horarias concretas-.  Se suele decir en las plataformas defensoras de la libertad educativa que hay tantos motivos como personas [3], y de ahí a que sus métodos sean también muy diferentes.

Marleen es madre de una familia de origen belga y ahora residente en Barcelona, además de miembro de la Coordinadora Catalana por el reconocimiento del homeschooling y creadora del blog ORCA. Ella reivindica que los niños educados en casa pueden acabar con una buena formación, con el añadido de aprender aquello que les interesa y les genera curiosidad. Sus hijos no van a la escuela y aun así conocen hasta seis idiomas, además de haber aprobado los exámenes con certificación oficial que les han permitido realizar. Y más relevante aún, en un entorno más agradable y flexible, más individualizado y adecuado a las capacidades e intereses de los niños. El problema, dice, son los impedimentos que el Estado impone para que sus hijos, aunque no vayan a la escuela, puedan hacer los exámenes oficiales.

En Francia, Reino Unido, Estados Unidos... es una actividad legal. Y en otros países donde la situación es parecida a la de España, como es el caso de Alemania u Holanda, por lo menos existe una amplia oferta de escuelas alternativas, que aquí no se encuentra. Además, en la Universidad de Harvard, entre otras, se reservan un conjunto de plazas anuales para alumnos provenientes del homeschooling [2]. Puede que no esté tan mal, esto de educar en casa. ¿Lo hacemos legal, y lo comprobamos?

EDUCACIÓN A DISTÀNCIA

Mientras la educación tradicional se actualiza a paso de tortuga –si es que avanza-, la oferta educativa a distancia, que está viviendo un segundo boom, se renueva continuamente. Se presenta más compaginable con el mundo laboral, con mayor flexibilidad de horarios y te permite tener más relación con el profesorado y alumnado (aunque pueda parecer paradójico, sí). Éstos y otros ingredientes han propiciado que la demanda de masters online se haya disparado un 300% en dos años y la de cursos online en general un 200% respecto el año 2008 [4].

Es más común encontrarlo en el mundo universitario. La UOC (Universitat Oberta de Catalunya) ha pasado de 200 alumnos el año de su creación a 60.000 actualmente. Entre las últimas novedades que ofrece, destaca el TV format, programas de 30 minutos donde se encuentra el contenido esencial de la asignatura pero está explicado de forma más estimulante e innovadora, o los magazines de radio, que se pueden escuchar incluso mientras haces running. En la UNED y en el OMMA (Master online en Value Investing y Teoría del Ciclo) se encuentran patrones de enseñanza similares. Se calcula que aproximadamente una octava parte de los universitarios españoles estudian a distancia, con una clara tendencia al aumento.

Sin embargo, ahora ya no es necesario que estés matriculado en una universidad en concreto para estudiar a distancia, ya que puedes hacer distintos cursos en distintas universidades a la vez. Este es el caso de los cursos MOOC. Se caracterizan por ser online, abiertos a todo el mundo y gratis, si bien es cierto que a veces para obtener el certificado se tiene que ingresar una cantidad de dinero determinada y que en la mayoría de los casos estamos hablando de cursos introductorios. Se aglutinan en plataformas y, en algunos casos, como por ejemplo el de Coursera, Khan Academy o Udacity, participan algunas de las mejores universidades del mundo, con los mejores profesionales. El éxito de estas iniciativas está siendo rotundo y millones de usuarios las utilizan para ampliar su campo de conocimiento. Disfrutar de la existencia de estos cursos de una forma tan sencilla hace que ahora, más que nunca, también la mayoría de universidades necesite reinventarse.

CÉSAR BONA

El caso del profesor César Bona demuestra que incluso en el contexto del sistema educativo tradicional hay margen para una educación diferente, enfocada a la creatividad y el protagonismo del alumno. Él, que es candidato a ganar el premio Global Teacher Prize, también conocido como el “nobel” de educación, propone un modelo rompedor. Debido a que entiende que los niños también pueden enseñar mucho al profesor, César no utiliza libros de texto sino que hace hablar a sus alumnos en público sobre temas de actualidad ya desde muy jóvenes y les transmite valores como el respecto a las personas y la naturaleza. Según él, de este modo se incentiva la capacidad creativa del alumno y aumenta su curiosidad por aprender [5].

Es profesor de una escuela de un barrio obrero de Zaragoza, y además se le reconoce su capacidad para reducir claramente el absentismo escolar entre los niños de etnia gitana del barrio, mayoría en su aula. Uno de los puntos claves de su método es cómo organiza el aula. Fíjate! [6]


       Infografia: Francina Cortés



CONCLUSIONES

No me gustaría que uno tuviera la impresión al acabar de leer este artículo que, bajo mi punto de vista, la opción de la educación estatal es la perdedora. Es más, como estudiante que siempre he sido de escuelas tradicionales, sigo pensando que aún son la mejor garantía para entrar al mundo laboral de forma exitosa, o que, por lo menos, te lo facilita.

Esto no quita que se puede ser muy crítico con el sistema educativo actual. En especial con la educación obligatoria. En España somos especialistas en promulgar una nueva ley educativa cada vez que hay un cambio de gobierno. Y también somos especialistas en que estos cambios sean ideológicos y ataquen problemas secundarios, para así instrumentalizar la educación a través de la política.

Mientras esto siga ocurriendo –y nada hace presagiar que pueda haber un cambio a corto plazo- creo que es más que razonable luchar por que las familias tengan la libertad de educar en casa. O pedir que la educación se adapte al mundo de Internet y las nuevas tecnologías, O, por lo menos, animar a más profesores a seguir métodos como el que lleva a cabo el profesor César Bona.


Referencias


[2] Laura Mascaró, presidenta de la Plataforma por la Libertad Educativa, SFL Girona: https://www.youtube.com/watch?v=oxvNt7Ds8uo

[3] Laura Mascaró, presidenta de la Plataforma por la Libertad Educativa, Televisión Española (2010)  https://www.youtube.com/watch?v=-5qSPQ3aonM





Gerard Valldeperes
Estudiante de Doble Grado Economía-Derecho en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona

Podrás consultar la versión en catalán y otros artículos sobre otros temas de actualidad en nuestro blog universitario Pompeunomics:

http://www.pompeunomics.com/author/gerardvalldeperes/

2 comentarios:

Seoane Melliz dijo...

Muchas Felicidades Marvan por la entrevista . No hay trinchera donde no te metas y a mí eso me gusta , la gente que se implica y da la cara . ¡Lo de los 6 idiomas es para presumir ,bien y bastante! .
Yo estoy en lucha permanente con el colegio , terminaré cambiando a otro porque tengo al director frito,jaja. Pero es que me desespera como pierden el tiempo , faltan profesores y nadie les sustituye , no dan clase porque se ponen con 3 alumnos que están repitiendo exámenes suspendidos ,el resto se queda sin hacer nada , no han tocado un laboratorio ni hacen prácticas de nada y luego siempre están sacando dinero por todo . ¡Harta me tienen!

Marvan dijo...

Uf Seoane, qué cruz con el colegio!!! De esto era justamente de lo que se quejaba más mi hijo mayor, que perdían un montón de tiempo, que nada de laboratorio o cosas "chulas" y dice que para esto se queda en su casa.....
A ver si encontréis alguno mejor...y si no... ya sabes lo que yo te recomendaría jajajaja.

Related Posts with Thumbnails