La aventura de dos chicos y su EeF. Simplemente nuestro día a día.

En este blog cuando hablamos de EeF hacemos referencia a Educación/Enseñanza/Escolarización en Familia.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Navidades al rededor del mundo/ Calendario de Adviento

Este año como "Calendario de Adviento" haremos un viaje al rededor del mundo.

Podría ser creativa y hacer una guirnalda con el abecedario, pero voy tan escasa de tiempo que no me da para esto, pero seguro que algunos si queréis os puede salir un calendario fantástico con una letra para cada día.

El abecedario tiene 26 letras y solo hay 25 días para Navidad, pero bueno, como la Q y la X no tienen país se adapta perfectamente el abecedario al calendario de adviento.

Lo que haremos es cada día una letra del abecedario y buscar algunos países que empiezan con esta letra y mirar por internet cómo celebran las navidades en aquel país.

Hay varios páginas web que hablan de la Navidad alrededor del mundo pero sobre todo utilizaremos estos dos:
- Uno con bastantes paises
- uno con videos.

De momento ya hemos hecho la A - B - y la C ;).

lunes, 28 de noviembre de 2011

dislexia 10

En mi última entrada con mis reflexiones sobre la dislexia, apunté sobre todo en los trucos que utilizo ahora para conseguir que se sigue leyendo porque es de la práctica de la lectura que tiene que venir su mejora.
Ahora realmente ya dedico poco tiempo a lo que es puramente lectura técnica porque creo que suelen ser ejercicios bastante aburridos. La lectura son libros igual que las matemáticas son juegos. La mejor manera para aprender matemáticas es de los juegos y por esto también creo que la mejor manera de aprender a leer o mejorar esta lectura es de los libros y EN estos libros.

Pero de vez en cuando, y sobre todo cuando era más pequeño, hice diferentes cosas que quizás pueden dar alguna idea por si alguien quiere hacer algo más técnico. Realmente lo que pondré aquí NO son ejercicios específicos para la dislexia, sino que son algunas de las cosas que yo utilicé para hacer la lecto-escritura y algunos los he alargado durante más tiempo de lo "normal" porque veía que le cuesta mucho más.

Empecé a "enseñar" la lecto-escritura a mi hijo menor cuando tenía 6 años y medio. Hasta P5 había ido al colegio, pero era un colegio donde no se empezaba la lecto-escritura en P5 o sea que por suerte no había empezado con la pa-pe-pi o la ma-me-mi. Como ya tenía experiencia con mi hijo mayor que le costaba más, no dediqué tiempo a hacer de mi hijo menor un lector precoz, incluso algunas veces pensé que mi hijo pequeño si fuera un lector espontaneo/precoz, simplemente viendo las cosas que hacía con mi hijo mayor, hubiera arrancado solo. Cosa que como se ve no pasó jejeje.

Cuando decidimos quedarnos en casa, decidí enseñarle en holandés porque era una lengua más natural para mi para enseñarle y además me gustaba más la metodología. En castellano se utiliza mucho el método silábico que no me acaba de gustar. Pero este método "Veilig leren lezen" utiliza una combinación del método global (es decir leer palabras enteras) y el fonético (es decir aprender el sonido de las letras). Creo que es mejor la combinación de métodos cuando hay problemas de aprendizaje porque nunca sabes cuál te dará resultado y muchas veces justamente necesitan de las diferentes vías: la visual y la fonológica.

Nada de machaque con 20.000 fichas, porque como solo utilizaba lo que se podía encontrar gratis por la red del método, seguro que ni utilicé la mitad de lo que hacían los niños en el colegio. Pero también lo ampliaba algo con cositas en catalán y castellano, aunque al principio muy poco porque no quería mezclar demasiado los idiomas. Pero por otro lado era imposible no mezclar porque él veía todos los letreros por la calle en Catalán o Castellano.

También sé que esta dislexia no "viene" de "mezclar idiomas" porque he trabajado en un colegio internacional donde he visto muchos niños aprender a leer en 3 idiomas a la vez. Así que, sé, que se puede hacer perfectamente. El hecho de aprender en varios idiomas puede complicar la cosa un poco más, pero no por esto vas a leer un "al" donde hay un "la" o vas a dejar letras sin leer.

Realmente cuando empecé con él tampoco sabía que nos iba a costar tanto jejeje. Estaba bastante relajada. El chico tenía ya 6 años y medio y pensé que era la edad perfecta para empezar. Nada de 4 años o 5 años, .... esto iba a ir super rápido.....piece of cake.
Pero rápidamente noté que la cosa avanzaba lentamente y que había poco interés, pero tampoco le daba muchísimo más vueltas y realmente hice lo que hubiera hecho igualmente si no hubiera tenido problemas. Solo que todo avanzaba y avanza mucho más lento.

¿Qué hice y qué sigo haciendo?

1. Para los niños de hoy en día siempre es divertido practicar con el ordenador. Hay mucho software de juegos o juegos online para practicar la lecto-escritura y es una manera mucho más divertida para hacerlo. Son los mismos ejercicios de juntar letras y formar palabras, pero por el simple hecho de hacerlo en el ordenador ya lo hace más ameno y sueles tener toda la atención del niño.
2. También utilizamos mucho el juego "Mini Arco". Hay libritos de primera lectura, incluso parece haber especiales para dislexicos (no los he utilizado ni los conozco) pero también se pueden fabricar fichas caseras. Es una manera divertida para relacionar dibujo y palabra, para las palabras que cuestan más. Hay teorías que dicen que los dislexicos piensan mucho más en imágenes, entonces va bien poder relacionar imágenes a las palabras más abstractas como los pronombres o ciertas preposiciones.
3. Otra cosa que utilizamos ha sido una carpeta de anillos con letras para formar palabras. Él hacía las palabras y después algunas las copiaba. Es un sistema divertido para ir cambiando alguna letra de la palabra y hacer lecturas similares: modo-moda-mida, poda-podo-pedo jejeje (hay que reir también un poco cuando se hacen estas cosas).
Incluso ahora de mayor de vez en cuando le he puesto esta carpeta para "entrenarle" en lectura rápida. Al pasar rápidamente alguno de los montones de letras se forman diferentes palabras muy similares por lo que está obligado a fijarse muy bien en las letras y no puede ir adivinando palabras que se le parecen (lo típico de leer "impresionante" donde pone "importante" o "dibujar" donde pone "limpiar" o cosas por el estilo. No se fija en las letras, pero en más o menos la forma de la palabra o algunas letras y va adivinando alguna palabra que le suena). Con este ejercicio tiene que fijarse muy bien en las letras y algunas palabras salen inexistentes pero las tiene que leer tal cual con las letras que hay.
Este tipo de ejercicios se puede hacer también con las letras de la nevera ;). Es más lento y no se puede hacer tanto en plan lectura rápida, pero para él es divertido poder tocar las letras y es otra manera para que se le quede la forma de la letra. Yo aquí lo hago que buscamos una "base de palabra" y después él va cogiendo letras para formar nuevas palabras similares.




4. Los juegos varios son el mejor aliado para practicar en cualquier cosa que hay que repetir muchas veces. Se pueden hacer bingos de letras o palabras, memory de letras o palabras, dominos, puzzles etc.....
5. Yo no utilicé los bits de inteligencia para la lecto-escritura. Pero visto ahora, me hubiera gustado conocerlos mejor entonces y probablemente los hubiera utilizado.Una mamá amiga que hace también EeF tuvo muy buenos resultados con los bits.

6. Una vez que empecé a darme cuenta de que le costaban mucho ciertas letras estuvimos una temporada "saltando" a la b o la d. Mi hijo tenía entonces ya 7 años y medio.

Próxima vez: escritura ;)



domingo, 27 de noviembre de 2011

domingo de foto: 13 años

 13 amigos
 13 juegos  
 Casi, casi, 13 pizzas ;)
Y 2 pasteles ;)
Las velas son 1 decena y 3 unidades!

sábado, 26 de noviembre de 2011

aviones

A mi hijo pequeño le encantan los aviones de papel. Tiene un libro especial para constuir-los, pero también a veces construye sus propios aviones con diferentes tipos de pliegues. Los tiene todos amontonados en una caja y de vez en cuando los saca para hacer carreras a ver cuál es el mejor avión.
El otro día quiso hacer otra prueba y quería ver dónde aterrizaría cada avión en nuestro mapa del mundo..... pero hubo accidente. Algunos aviones llevan un clip en la punta "porque esto mejora su puntería" (palabras del experto), así que alguno se quedó clavado en el Océano Pacífico.
Esto no nos hizo mucha gracia y le prohibimos de apuntar al mapamundi porque nos lo destrozaría.
A él no le gustó la idea porque clavar aviones en un mapamundi era un juego de lo más diver, pero se resignó. Pero cuando volví después de poco rato me encontré con esta peculiar imagen: había enganchado un papelito en una silla para seguir con esta emocionante puntería con los aviones ;). Es increíble la capacidad creativa de los niños para buscar soluciones cuando realmente quieren jejejeje.

viernes, 25 de noviembre de 2011

dislexia 9

En el último post sobre la dislexia acabé con mi hijo mayor. Pero como dije, no creo que él tenga una dislexia. Le puede costar algo más o algo menos la lecto-escritura pero no lo considero un problema mayor.

Pero para mi hijo pequeño sí que existe esta dislexia. Tiene 10 años bien cumplidos y no se lee libros ni de Geronimo Stilton. Sigue haciendo faltas básicas en la lectura en voz alta y escribir le cuesta muchísimo. Ahora lo que más le gusta leer es el cómic y sobre todo uno bien sencillo de Jommeke y está claro que le voy a dejar leer todos los que quiere.

Creo que algo fundamental para estimular esta lectura cuando no acaba de arrancar es dejar PLENA libertad en la elección de lo que se lee, cuándo se lee y dónde se lee. Pero en mi casa sí que hay una condición: Hay que leer.
No me importa el qué, el cómo, el dónde, el cuando, pero hay que leer CADA día, un poquito, un capítulo. Y después si quiere leer más, está claro que le dejo, pero el capítulo hay que leerlo, pocas veces tiene ganas de leer más snif snif...... Esta claro que nunca hemos llegado a pataletas ni lagrimas para empezar, pero sí a pequeños intentos de escaparse o "mandrosidades", pero soy bastante inflexible en este único aspecto: hay que leer y no hay manera de escaparse. Esto sí, siempre a su nivel y/o libros que ha elegido él. Incluso las veces que por razón X no hemos podido leer juntos (cosa que ha pasado MUY pocas veces, pero ha pasado) entonces hemos leído doble el día siguiente, si era necesario en dos turnos.

Pero esta PLENA libertad os tengo que reconocer que en mi casa tiene truco. Son pequeños trucos que aplico para conseguir que se "elige" leer algo en concreto. ¿Esto es manipular? Quizás sí. Pero quizás lo puedo hacer pasar por strewing jejeje. Y en mi casa funciona y he conseguido que de esta manera se leen cosas que sino, no hubieran leído. Y espero que estas cosas ayudan a acelerar este proceso del que hablé en mi anterior post, sin forzar, pero empujando este poquito poquito, cada día.

¿Qué trucos he utilizado o sigo utilizando?:

1. Lectura en voz alta por el adulto: Creo que es lo más importante de todos. El NUMERO UNO! Los niños con dislexia tienen que tener experiencias en el cual pueden experimentar que aquellos libros gordos llenos de letras y encima sin dibujitos, tienen historias preciosas, cuentos de otros mundos, otras vidas, ...... Creo que es lo más importante de todo. Aún ahora con dos hijos de 13 y 10 años les leo yo en voz alta cada día y creo que aún lo seguiré haciendo mucho tiempo. Es una gran equivocación pensar que cuando los niños ya leen por su cuenta (sean dislexicos o no) que ya no hay que leerlos en voz alta. Son de los momentos más bonitos. ¿Esto ayuda a la dislexia o a que leen ellos mismo? Yo creo que sí. Primero porque les estás alimentando amor por la literatura, literatura que ellos mismos no leerían, pero de esta manera sí tienen acceso a ello y el día que realmente se lanzan o al menos llegan a la fluidez suficiente para coger un libro, lo cogerán, porque saben que hay historias fantásticas en estos libros. Y segundo, aunque en mi casa nunca ha pasado, yo sí que siempre he pensado que quizás algún día cuando yo dejo de leer un capítulo porque ya me he secado la lengua, él querrá leer más, querrá saber más y si ve que yo no sigo, quizás seguirá leyendo él para saber cómo sigue. Con mis hijos no ha pasado nunca, pero no me extrañaría que con otros niños sí pueda pasar.

- Truco para no secarse la lengua en este punto número uno son: los audiocuentos a través del librivox o la biblioteca (comprarlos es muy caro pffff). Es algo que en casa he utilizado poco, porque prefiero leer yo misma. Pero en el coche hemos escuchado ya muchísimos libros. Para un viaje algo largo de una hora o más siempre tengo preparado algún audiolibro incluso también en otros idiomas.

2. Lectura compartida: Es el siguente paso después de la lectura en voz alta por el adulto: Acompañarles en su proceso de lectura. No decirles simplemente: "va lee tú", sino, "venga, vamos a leer juntos". Empezé con mi hijo pequeño a leer palabra yo palabra él (en los libritos de primerísima lectura con solo palabras). Además en Holandés existen libros especiales para este tipo de lectura en los cuales hay una página con mucho texto que se supone que lee el adulto y la siguiente página con solo una frase para que lo lee el niño. No sé si este tipo de libro existe en Castellano, pero yo los encuentro ideales para cuando el niño empiece a leer.
Después pasamos a los libros de frase yo frase él y ahora sigo página o parrafo yo otro él. Estos libros siempre han sido elegidos por él. Yo puedo hacer propuestas, pero él elige lo que quiere leer.
En estas lecturas yo le hago corregir sus faltas, le digo que pare y que se fije bien en qué pone. Muchas veces le ayudo a seguir con mi dedo. En las partes que estoy leyendo yo, le obligo a seguir la lectura y no solamente escuchar. Algunas veces cuando le veo más despistado, le he pedido que siga él en medio de alguna frase por donde iba yo para asegurarme de que realmente sigue. Creo que este ejercicio de realmente seguir una lectura también ayuda mucho a coger fluidez pero sin cansarse tanto en tener que leerlo todo él.

3. Lectura en silencio: Es bastante lógico que la mejor manera para mejorar la lectura es leyendo, leyendo y leyendo. Si no lee, poco mejorará..... Por esto busco maneras para que también lea él mismo en silencio y coja un libro por voluntad propia. Un truco ha sido justamente instalar-les una luz para leer en la cama. A mi hijo pequeño le gusta bastante.

Creo que estos 3 tipos de lectura son fundamentales para conseguir un amor a la lectura y para poder superar en lo que se puede, esta dislexia y tener contacto con la literatura. He leído teorías que dicen de no obligar a la lectura en voz alta..... pero yo sí que lo hago y de momento me va dando buenos resultados.

Más truquitos:

- Cesta de lectura. No funcionó muy bien en mi casa, quizás porque no se veía lo suficiente las tapas de los libros, pero quizás en otras casas puede funcionar.
- Expositor de libros. Funciona muy bien y lo sigo utilizando es un gran aliado para mi. Sobre todo para la lectura "nocturna".
- Educajas: Es una forma para ayudarle a estructurar su día y para hacerle ver que hay ciertas cosas que hay que hacer. Siempre hay un libro en las educajas que leemos de forma compartida y también a veces le pongo un libro para leer en silencio. Estos libros sí que siempre se pueden cambiar. Si no tiene ganas de leer este, puede elegir otro.
- 4 carnets de biblioteca. Esto puede parecer no ser un truco, pero yo lo considero como tal porque al tener muchos carnets se permite tener siempre un MONTÓN de libros, por lo que se consigue siempre que al menos ALGO le gustará y no me arriesgo a quedarme algún día con "nada interesante a su nivel" para leer.

Próximamente más ;)..............

jueves, 24 de noviembre de 2011

Tintín: buscando la fórmula secreta

Mi hijo mayor está peleándose con su álgebra y le cuesta mucho. Hay que tener en cuenta que él lucha con una discalculia y las matemáticas no son fáciles para él.
Sin embargo a mi siempre me ha gustado la álgebra. No soy buena en matemáticas en absoluto, pero los problemas de álgebra me gustaban y me daban bien. Me parecía como descifrar un código secreto. Me encantaba buscar la x como si fuera un detective.

Por eso se me ocurrió plantearselo también así a mi hijo mayor.
Él es muy fan de Tintin y hace poco fuimos a ver la película porque sabía que le iba a gustar mucho.

Así que le dije que álgebra es realmente lo mismo, es descifrar uno código secreto como hace Tintin muchas veces buscando las letras secretas.

La verdad que el desafío tuvo su pequeño resultado  y, no es que ahora hace los problemas con gran alegría pero los toma algo más como un reto. A veces le doy una letra por cada resultado correcto y con esto le doy mensajitos ;).


A veces me pregunto ¿para qué servirá esta álgebra?? ¿Realmente le será útil para la vida de adulto?
pffffff. La respuesta no es fácil.
Tanto como útil, útil, ...... no creo, no lo sé, yo no los volví a utilizar nunca mas......
Pero si él quiere hacer una carrera científica quizás las necesitará.....
Y también a veces pienso que sirven como ejercicio mental, un ejercicio para buscar soluciones a problemas..... pruebo así, pruebo asá......y no rendirse ante las dificultades...... creo que también son aprendizajes importantes. ¿O solo me lo imagino para consolarle???????

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Dislexia 8

En mi último post sobre mis pensamientos sobre la dislexia y la EeF acabé con un "PERO"......

Sinceramente no creo que mienten estas personas que dicen que hay niños que han acabado leyendo a los 14, 15 o 16 años. No dudo en que sea verdad.

Pero.... yo me hago una pregunta aquí. Una pregunta muy personal y nada profesional. Una pregunta como madre que quiere lo mejor para su hijo.

Yo me pregunto ¿Tengo que esperar hasta que tenga 14, 15  o 16 años para que acabe leyendo bien? Y sobre todo me pregunto ¿Qué siente un niño a partir de los 10, 11 años cuando se va dando cuenta de que no sabe leer bien? ¿Qué siente un adolescente cuando sus amigos se han leído tódos los volúmenes de Harry Potter, y él no consigue leer un libro de nivel de primaria? ¿No sería lógico que también se busca amigos que NO se hayan leido Harry Potter ni tengan ganas de leerlo? ¿Qué siente este niño de 12 años cuando ve en la parte trasera de un libro que finalmente le gusta: "a partir de 8 años"? ¿O qué ganas tendrá un chico de 12 años a leer un libro escrito para niños de 8 años?

A mi no se me borra la pregunta ¿Qué puede perder un niño que no lee hasta los 12, 14 o 16 años? ¿Pierde algo? ¿O estoy ya tan metida en esta sociedad tan exigente?

Yo no dudo en que algunos niños acabarán leyendo a los 14, 15 años si tenemos la paciencia de esperar. Pero no puedo dejar de pensar también en aquellos que no acaban nunca de leer bien, aquellos que realmente después no cogen un libro nunca más en su vida. Y de estos, como sabemos, hay muchos. ¿Todos han sido forzados demasiado pronto? ¿Todos son dislexicos forzados? ¿O algunos justamente no han tenido suficiente estímulo?

Sinceramente me pregunto ¿No habría una manera de acelerar o continuar el aprendizaje de la lecto-escritura un poquito SIN forzar? ¿Podría yo ganar  dos, tres, o más años si aplico ciertas técnicas SIN forzar? ¿Podría yo ENSEÑAR conscientemente a este niño, de la manera que él realmente aprende?

Puedo entender y respeto plenamente que haya personas que dirán que NO a estas preguntas. Que hay que respetar al ritmo de cada niño y que tenemos que tener confianza en sus capacidades. Que tarde o temprano acabará leyendo.

Quizás yo no tengo la suficiente paciencia, quizás no sé respetar lo suficiente el ritmo de mis hijos. Pero yo tengo que tener en cuenta que el problema real de la dislexia existe en mi casa y entonces soy demasiado cobarde para esperar hasta que "venga el momento" porque me da miedo de que nunca vendrá.

Así que yo SI que aplico ciertas técnicas para quizás conseguir acelerar este proceso SIN FORZAR. Creo que se pueden hacer cosas, pequeños estímulos, conscientemente para conseguir que lea algún texto o algún libro que quizás no hubiera leído por voluntad propia si le hubiera dejado solo buscar sus intereses.

Nunca sabré si el resultado final ha sido por aplicarlos o si habrá sido por su propio proceso natural. Solo sé que ahora tengo un lector de 13 años que lee en 3 idiomas sin distinción, mientras que hace más de 3 años, cuando él tenía 9 años escribí los siguientes posts:
La lectura.
Me encata leer.
En aquellos momentos tenía mis pequeñas dudas sobre su nivel de lectura. Ninguno de mis hijos ha sido lector espontaneo, natural a los 6 o 7 años, ni se han leído Harry Potter a los 8 o 9, ni 10 años.

Sobre todo el último post es para mi MUY significativo porque de aquel libro entonces solamente leyó unas 10 páginas. Era demasiado difícil para él. Y os recuerdo que mi hijo mayor NO tiene dislexia. Solo que siempre le ha costado algo más la lecto-escritura pero no para considerarse como un problema real como la dislexia. Aunque quizás, si hubiera estado en el colegio, sí le hubieran puesto este diagnóstico. No lo sé.

Tardó dos años más en volver a coger aquel libro gordo. Él tenía muchas ganas de leer libros "gordos", pero no podía. Le recordé que tenía un libro gordo en la estantería que aún no había leido: Geronimo Stilton. Un libro que desde luego no entraría en la categoría de Libros Vivos de Charlotte Mason y que leen ya muchos niños de 7-8 años. Pero le estaré siempre agradecido al Geronimo Stilton  porque fue el libro que le hizo hacer el salto a los libros "de verdad".

Fue un proceso natural, a su ritmo, quizás un poco tarde comparado con otros, pero tampoco nada preocupante. Pero yo ya llevaba mucho tiempo con él leyendo compartido, es decir: yo una página en voz alta, él una página en voz alta, él un párrafo, yo un párrafo etc... sin forzar, él elegía el libro y él elegía quién iba a empezar. Aquí siempre venía el ritual para ver las siguientes páginas a ver dónde eran los trozos más cortos y calcular si empezaba él o empezaba yo y saber quién tendría que leer más. Está claro que siempre me tocaba a mi el trozo calculado con los textos más largos jejeje. (ritual que sigue haciendo también ahora mi hijo pequeño) O sea que estaba claro que a él no le gustaba leer en voz alta. Si pudiera elegir, él no lo hubiera hecho y me hubiera dejado a mi leer el libro entero. Pero yo solamente leía los libros enteros en voz alta que yo sabía que eran técnicamente demasiado difíciles para él. Para los otros libros que estaban técnicamente a su nivel yo le daba este empujoncito para irse superando y quizás sí, se podría decir que le obligaba a leer, CADA día. Aunque está claro que nunca llegamos ni a las lagrimas ni a los gritos. Supongo que él sabía que no había manera de escaparse. Había que leer y punto. Algunos días le gustaba más y otros días le gustaba menos. Pero leer, leíamos siempre.

¿Con esto conseguí adelantar el proceso? no lo sé ni lo sabré nunca. Solo sé que ahora lee bien y fluido en 3 idiomas y casi, casi en 4, y a los 9 años aún le costaba y yo tenía mis pequeñas dudas (sin tener una dislexia diría yo)

Con mi hijo pequeño ahora, que tiene dislexia, hago el mismo sistema. Nos está costando más, pero leemos juntos CADA día.

Continuará........

lunes, 21 de noviembre de 2011

Dislexia 7

En el post número 5 sobre la dislexia acabé con la siguiente pregunta:

¿Dejaremos igual que en el dibujo, el canto o el baile que el niño simplemente no sepa leer o escribir bien?

Creo que aquí la mayoría diremos que no. No podemos dejar de enseñar a leer y escribir a un niño porque no le sale bien.

También dije que si forzamos al niño con problemas de lecto-escritura a aprender a leer y escribir como cualquier otro niño, podemos provocar un odio y un rechazo de por vida a esta lecto-escritura.

Hacer una lecto-escritura forzada no "provoca" una dislexia. Puede provocar un odio a la lectura, pero no puede provocar una dislexia, porque esta dislexia ya existía. Una dislexia es un niño que en un momento dado tiene muchas ganas de leer, como todos los niños , pero no lo consigue por la problemática que tiene, y le tendremos que ayudar a MANTENER estas ganas de aprender y no dejar que desaparezca. Será a veces MUY difícil encontrar el equilibrio entre ayudarle, estimularle, guiarle a su ritmo sin llegar a forzarlo. Pero habrá que buscarlo.

Y forzar un niño con dislexia es un crimen. Exigir a un niño con dislexia el mismo nivel de lectura que los niños de su edad es un crimen, forzarle a leer lo que no quiere leer es un crimen. Y esto no solamente puede provocar un odio a la lectura, sino que puede provocar que nunca sepa leer bien ni tenga las ganas de aprenderlo.

Pero no forzarlo a aprender como los demás niños, para mi, no quiere decir que tenemos que esperar hasta que vuelva este interés innato, hasta que venga este momento en que arrancará casi automáticamente a leer y escribir como los demás niños porque, si hay problemas reales es muy posible que este momento no venga nunca. No forzar a aprender como los demás no quiere decir no enseñarle.

Podemos, y creo que tenemos que, enseñarle, solamente con otras expectativas y de otra manera.

Por esto me gusta tanto la cita que leí en aquel protocolo:
Si éste niño no aprende de la manera en que le enseñamos, ¿Podemos enseñarle como él aprende?


Yo diría que sí. Además no solamente "podemos" sino que "debemos" enseñarle como él aprende.

Muchas veces se puede leer en relación a los problemas de lecto-escritura y la EeF que hay niños que han empezado a leer a los 10-11 o incluso 12-13 años. Hay rangos que hablan de que los niños aprenden a leer entre los 3 y 16 años.
Pero dudo que estos niños que hayan finalmente aprendido bien a los 16 años, no hayan tenido ninguna "enseñanza" de lecto-escritura y creo que, muchas veces los padres que confían en que tarde o temprano leerán sin "enseñarles", les enseñan igualmente sin darse cuenta. Depende a veces del qué se entiende por esta "enseñanza".

Creo que muchos padres que hacen EeF, intuitivamente adaptan todas las recomendaciones para niños con dislexia, porque son formas de enseñar que encajan muy bien con la filosofía de EeF:
- los padres les leen muchos libros en voz alta
- los niños tienen acceso libre a cualquier tipo de libro sin obligación de leer lo que les "tocaría por edad"
- cualquier niño entre 6 y 13 años en nuestra sociedad, por mucho que recibe o no recibe una enseñanza formal de la lecto-escritura, está expuesto incluso varias veces al día  a momentos en que se ve casi forzado a leer algo, aunque sea mínimo.
- no los obligan a grandes copias o a escribir ensayos con título tal, pero sí que cualquier niño de 6 a 13 años se ve en muchas situaciones en el cual tiene que escribir algo en algún momento dado, y estos momentos se utilizan.
- muchos padres han hecho pequeños o diversos intentos de empezar ciertos métodos de lecto-escritura, sin grandes éxitos, pero si estos métodos se han empezado y llevado a cabo sin obligaciones y sin forzar, han sido igualmente momentos en el cual el niño ha recibido cierta enseñanza, del cual seguramente habrá aprendido algo.

Todas estas cosas, yo creo que sin quererlo, han dado sus frutos, sin forzar y al final el niño ha acabado leyendo.

Pero.....
Continuará..........................

domingo, 20 de noviembre de 2011

Domingo de foto

Un invento de mi hijo menor jugando a hacer construcciones con las cartas:
Un cuadrado y un triangulo
 Un pentágono
 Un hexágono

Y un garaje para coches ;).



sábado, 19 de noviembre de 2011

Mi blog, mis recuerdos

Muchas veces he pensado en dejar el blog. Muchas veces he pensado que me ocupa demasiado tiempo, tiempo que podría dedicar a otras cosas. Muchas veces me he preguntado si realmente vale la pena escribir todo esto, subir las fotos, pelearme con el diseño, pelearme en encontrar las palabras correctas para expresar mis pensamientos etc.. etc.....
Pero después de ya más de 3 años escribiendo este blog, además con publicaciones prácticamente a diario, debo reconocer que sí ha valido la pena y que el blog es un recuerdo impresionante de nuestra vida, nuestra experiencia con la EeF .

Cuando leo ahora entradas de hace tres años o cuando miro las fotos, me doy cuenta del camino hecho, de tantas cosas pequeñas o grandes que nos pasaron, cosas que me pasaron por la cabeza, cosas que hicieron los niños y que me hicerion gracia.... todas estas cosas están aquí y si no hubiera sido por el blog, probablemente muchas de estas cosas hubieran caído en el olvido.

Después del primer año escribiendo en el blog decidí que podría ser buena idea imprimirlo para tenerle un buen recuerdo. Yo todavía soy de las que les gusta tocar el papel, pasar las hojas una por una y llevarmelo a dónde quiera. Además no soy nada informática, y me sigue pareciendo un milagro que todo ésto esté por allí flotando en el ciberespacio y a veces pienso: ¿y si explota internet??? ¿qué pasará?? Incluso pienso que soy capaz de cualquier día apretar el botón equivocado y borrarlo todo jajaja!
Mi sistema de imprimirlo es bastante "cutre". Copio los posts uno por uno y los paso a un documento Word. Es una faena, pero para mi vale la pena. Después simplemente se pone en una carpeta.
Muchas veces ya me han pasado links de cómo imprimir el blog, pero normalmente no me gusta el diseño o suelen ser demasiado complicadas para mis 4 neuronas informáticas, o suelen ser demasiado caras para mi bolsillo.

Aquí Silvia ha dejado un post con otro sistema que parece muy adecuado y bastante sencillo. Quiero probarlo dentro de poco y realmente os animo a todos a probarlo también. Puede parecer una tontería cuando uno está escribiendo algo, que aquello tendrá relevancia dentro de 10 años, pero yo digo que sí. Es nuestro álbum de fotos que al entrar la cámara digital ya no se hizo (aunque mi hijo se ha vuelto a poner jejeje) y es mi diario nocturno como las que escribía la gente antes en libretas decoradas ;).

viernes, 18 de noviembre de 2011

dislexia 6


En el post anterior empecé con un problema con el que se encuentran las familias que hacen la EeF a la hora de detectar una posible dislexia o cualquier otro problema de aprendizaje:

- muchas veces no podemos comparar con otros niños y podemos pensar que es una cosa normal incluso existe la tendencia a "esperar que ya leerá".

Pero existe otro problema en el cual las autoridades tienen su culpa.

Al ser la EeF una opción educativa no reconocida en España, puede ser que la familia no se atreve a hacer un paso para llegar a un diagnostico.

Si yo voy con un niño de 7-8-9 años del cual pienso que pueda tener una posible dislexia porque le cuesta leer y le digo al profesional que el niño no va ni ha ido nunca al colegio...... pues no sé la cara que pondrá el profesional. Es normal que la familia tiene miedo a la reacción: Señora, si tu hijo no va al colegio ¿cómo quieres que aprenda a leer????

Los niños que hacen la EeF deberían de tener el mismo derecho y las mismas facilidades para hacer un diagnostico de cualquier problema de aprendizaje como cualquier otro niño que va al colegio. Pero en la actual situación es muy probable que las familias se busquen problemas si intentan la vía de la Seguridad Social y un diagnostico privado suele ser MUY caro. Dinero del que muchas veces estas familias no disponen al tener que vivir con un único sueldo.

Esto sí que es una situación de injusticia hasta estos niños y una situación denunciable y no el simple hecho de ocuparse uno mismo de la educación de sus hijos, cosa por lo que algunos nos quieren denunciar.

Sin embargo yo pienso que se puede vivir perfectamente sin este tan nombrado "diagnostico" de la dislexia.

Total, si mi hijo no lee bien, es porque algo pasa y yo puedo ponerle remedio sin este diagnostico. Además estos diagnosticos suelen utilizarse para hacer adaptaciones en el aula y "obligar" al profesorado al tenerlo en cuenta a la hora de poner trabajos, deberes o exámenes. Si nosotros hacemos la EeF, no necesitamos ningún papel escrito que nos diga que podemos hacer adaptaciones para que nuestro hijo con problemas a la hora de leer o escribir pueda aprender mejor y a su manera.

En el post anterior ya puse el link a este documento interesante en el cual se pueden encontrar diferentes adaptaciones que se pueden hacer y aunque estén escritos para hacer dentro del aula, la mayoría son igual de aplicables a la EeF.

Continuará........

jueves, 17 de noviembre de 2011

Mi vida en números.

Esta idea viene a través del blog Love to learn today.
Como a mi hijo pequeño le gustan tanto los números pensé que era una cosa que le iba a gustar mucho: Su vida en números.
Como se puede ver en la foto, no le gustan los números sencillos. Poner simplemente la edad que tiene es demasiado sencillo y aburrido. Con los números le gusta complicarse ;)
(por cierto, las letras en colores los hice yo, porque no le gusta mucho escribir).



miércoles, 16 de noviembre de 2011

Dislexia 5

Una vez que sepamos que la dislexia existe, que la acceptamos y que sepamos cómo identificarla hasta cierto punto, entonces viene lo más importante de todo: ¿qué hacemos con ella?

La mayoría de la gente opinará que se necesita primero un buen diagnóstico antes de poder empezar a hacer algo. Pero en España, las familias que hacen EeF tenemos un problema con esto.

Primero de todo como los niños no van al colegio, los únicos que pueden detectar esta posible dislexia son los padres mismos. No hay unos protocolos en casa para detectarla y a veces no podemos (ni tampoco debemos demasiado) comparar con otros niños. Además en el mundo de la EeF suele existir la práctica: "Ya leerá cuando le interese".

Mientras que estoy completamente de acuerdo con el lema: "seguimos los intereses de nuestros hijos" y soy àvida defensora de una lógica aplastante: "los niños aprenden lo que les interesa, lo que necesitan", creo que no podemos perder de vista algo muy importante en este aspecto:

- las personas solemos aprender, interesarnos por y seguir adelante en: cosas que nos salen bien y en donde tenemos experiencias de éxito.

El ser humano es así y los niños no van a ser menos: nos gusta tener éxito en las cosas que hacemos y pocos nos empeñamos en aprender aprender aprender algo que nos sale mal y necesita mucho esfuerzo. Si a mi el dibujo me sale mal no me dedicaré el resto de mi vida al dibujo y la pintura, y si el canto me sale fatal tampoco me iré al conservatorio, simplemente me dedicaré a otra cosa en el que pueda destacar y que me salga bien. Dejaré el dibujo y el canto para otros.

La gran mayoría de niños por naturaleza propia muestran interés en la lectura a las edades de 5 - 6 años. Algunos incluso antes y puede ser algunos algo más tarde, pero me atrevería a decir que no hay ningún niño que no quiere saber en un momento dado de esta franja de edad, el significado de estos dibujitos raros que aparecen por todos los sitios y que encima parecen tener un significado mágico.

Pero mostrar interés en algo (a esta edad de 5-6 años) no es sinónimo a empezar a aprenderlo con ganas. Muchos niños han mostrado interés en algo y cuando les hemos explicado algo sobre ello, lo han dejado caer con un simple: ah, vale. Y no han mostrado más interés que esto.

Esta edad de 5-6 años, es la edad cuando los niños muestran cierto interés en las letras, en los carteles en la calle, en todo lo escrito que encuentran sin quererlo en su vida diaria. La mayoría de los niños a partir de aquí hacen el click y arrancan sin mayores problemas en la lecto-escritura. Los padres les leen cuentos y cada vez más se dan cuenta de que esto de leer es guay, te puedes meter en mundos desconocidos, mundos mágicos, mundos lejanos.... puedes inventarte tus propios mundos e historias. ¡Estas letras son fantásticas! Cuanto más leen y más los utilizan, más fluidez llegan a coger y ya está hecho el proceso de lecto-escritura. . Ellos mismos se dan cuenta de sus propios éxitos, ellos mismos se refuerzan. No hace falta hacer nada más, se auto-alimenta solo.

Lo mismo pasa con el dibujo, el canto, la gimnasia ...... cualquier habilidad. Todos los niños pequeños hacen sus garabatos, se ponen a cantar, saltan y bailan y los niños con aptitudes innatas para estas habilidades siguen dibujando y llegan a dibujos espectaculares sin grandes esfuerzos y sin "enseñanzas", siguen cantando o empiezan a tocar un instrumento con mucho interés o muestran una flexibilidad mayor a los demás y bailan como ninguno. Son los niños que después quieren apuntarse a clases de dibujo y pintura, o se apuntan a un coro o quieren realmente un profesor para aprender a tocar bien su instrumento, o hasta lo aprenden solito, empiezan clases de baile o gimnasia etc.....

Otros niños que igualmente empezaron con sus garabatos, sus primeros cantos y sus saltos graciosos, con el mismo entusiasmo que los anteriores, llegan a ver a cierta edad que esto de dibujar es muy difícil, que los demás niños dibujan mejor, que a él no le sale. Otros notan que el canto no es lo suyo y acaban cantando solamente el cumpleaños feliz en las fiestas de cumpleaños y no muestran ningún interés por tocar algún instrumento. Otros lo pasan fatal en la clase de gimnasia, no les gusta correr ni bailar, simplemente les gusta estar en el sofá leyendo un libro.

A nadie se le ocurre apuntar a un niño a clases de dibujo si no le gusta (bueno, digamos, a la mayoría, porque haberlas haylas.....), tampoco mucha gente obliga a los niños al canto o a tocar algún instrumento y lo mismo pasa con el baile. Si el niño no dibuja bien, ni canta bien o no baila, tampoco pasa nada. Hay muchas otras cosas que se pueden hacer en esta vida.

¿Pero qué pasará cuando lo que le cuesta al niño y cuando lo que no le gusta al niño es la lectura y la escritura?

Pasará exactamente lo mismo. Como todos los niños mostrará este primer interés innato, estas ganas de saber y aprender. Pero cuando se de cuenta de que esto de leer y escribir es difícil para él y que necesita mucho esfuerzo, lo dejará, dejará de mostrar interés en él y si le forzamos en enseñarle como a cualquier otro niño hasta es posible que se niega a hacerlo.

¿Entonces qué haremos? ¿Dejaremos igual que en el dibujo, el canto o el baile que el niño simplemente no sepa leer o escribir bien?

Continuará............................

lunes, 14 de noviembre de 2011

dislexia 4

¿Cuales serían entonces estas señales en niños pequeños de una posible posterior dislexia, de las que hablé en el último post?

1.  Un primer punto que se relaciona mucho con la dislexia y que no tiene que ver con la lecto-escritura es la dificultad en la automatización de rutinas y seguir un seguimiento de órdenes. Ojo, esto último no es como en la mili: seguir unos órdenes a lo bestia de los padres, sino aquello que decimos todos a veces a los niños: Cuelgue el abrigo y después ponte los zapatos.
Los niños con dislexia suelen tener problemas con este tipo de secuencias. Se quedan con solamente una de las dos ordenes o simplemente con ninguna jejeje.
Incluso parece que en general les cuesta bastante aquello de "piloto automático".  Y esto podría explicar mucho su dificultad con la lecto-escritura creo, porque realmente  cuando leemos nos ponemos en piloto automático total. Si cada vez que leemos tuviéramos que analizar una y otra vez de nuevo todas las letras, pensar cómo se relacionan con su sonido, juntarlos y analizar su significado..... no acabaríamos nunca ni la mitad de un libro.
La lectura se hace automático, sin pensar. Entonces es bastante lógico que si te cuesta automatizar rutinas en general, que también te pueda costar automatizar esta lectura y decodificación de letras.

2. Como la lecto-escritura está relacionado con el lenguaje, la dislexia suele empezar con un retraso en el habla (aunque no siempre). Pueden ser niños que hablan tarde, poco o pronuncian mal. Como mi hijo es bilinguë /trilinguë, es una cosa que al principio no le dábamos importancia porque pensábamos que era normal que le costaba más. Ahora nos damos cuenta de que va relacionado. Habla bien, pero no tan fluido como su hermano mayor y le cuesta más pasar de un idioma a otro, le cuesta más retener y utilizar vocabulario de los diferentes idiomas y de pequeño era mucho más "monolingue" que su hermano. Muchas veces se queda atascado en las frases: ay máma, cómo se dice......

3. Problemas con conceptos relativos al tiempo (mañana, ayer, después, .....)  o al espacio (izquierda - derecha, arriba - abajo). Para mi hijo pequeño incluso diría que simplemente el tiempo no existe. El tiempo es algo que no se necesita, pasa por allí pero no sirve para nada, hay tiempo de sobras para todo porque realmente el tiempo nunca acaba. Le cuesta mucho saber el día en el que estamos, leer la hora y realmente interpretar esta hora.
Y referente al espacio, pasa algo muy raro que todavía no acabo de entender. Yo creo que tiene otra visión del espacio. Por un lado parece costarle mucho ubicarse y términos como izquierda - derecha o arriba -abajo le cuestan mucho entender o utilizar. Pero por otro lado me da a veces la sensación de que tiene mejor visión del espacio que no nosotros. Como si nosotros siempre vemos las películas en dos dimensiones y él siempre las viera en 3D. Como si el espacio para él tuviera una dimensión más que no acabo de entender yo. Más adelante quiero profundizar algo sobre esta "posible" manera especial de "ver" de muchos de los dislexicos y cómo lo veo en mi hijo.

4. Muchas veces (aunque tampoco siempre) va acompañado con un dibujo pobre y poco detallado que suele evolucionar en una disgrafia. Mi hijo pequeño no le gusta nada dibujar, pero justamente sí que es capaz de dibujar espectacularmente bien con el método del libro: dibujar con el lado derecho del cerebro. Su caligrafía..... mejor no mencionarla.

5. También suelen presentar dificultades con los números, tanto a la hora de escribirlos como leerlos. (El típico síntoma cuando el niño escribe el 3 o el 6 al revés). Los pueden leer al revés o completamente mal. Mi hijo menor realmente pocas veces ha "girado" números, simplemente escribe un número completamente diferente al que tiene que ser. Me sorprende tantas veces cuando dice el 23 y escribe al mismo tiempo un 42 o lo que sea, todo menos el 23. Mientras que lo va escribiendo y lo va viendo, de repente se da cuenta de que el número que está escribiendo NO es el número que está diciendo y va tachando y rectificando. Creo que esto tiene mucho que ver con el punto 1, la automatización y el piloto automático. Cuando nosotros decimos 5 escribimos un 5 sin pensarlo. Nadie se pone a pensar ¿cómo era que se hacía el 5? Ah, un palito por aquí y una barriga por allá.... Pues a mi me da la sensación de que él lo tiene que pensar una y otra vez de nuevo: ah, claro, si hago esto, no me sale un 5, sino un 3, el 5 no se hacía así, sino asá.
Leer los números mayores de centenas y millares le cuesta mucho. Memorizar las tablas de multiplicar también le cuesta muchísimos, mientras que tiene unas capacidades de pensamiento matemático impresionantes. Me sorprende tanto al entender cosas sobre los números que yo tengo que pensar 3 veces antes de entenderlos y luego se equivoca en un simple 3 +4. Y yo pienso ¿También es importante ¿no? saber lo que son 3 + 4? Pero yo creo que él lo SABE, pero no lo AUTOMATIZA. Nosotros ya es como un robot: 3 + 4 son 7, ni te lo piensas. Y este "ni te lo piensas" le cuesta, no se automatiza.

6. Finalmente otra característica que suele combinarse con la dislexia y que no tiene nada que ver con la lecto-escritura es el tema de la ropa o incluso el desorden en general. Perder cosas, despistes, olvidar cosas.... Mi hijo pequeño suele llevar como mínimo 1 de sus prendas de vestir al revés e incluso suelen ser más y de combinaciones variadas: camiseta dentro por fuera y pantalón al revés......
Botones y cremalleras.... mejor sin comentarios...... 

Estas son las características que más se mencionan relacionados con una posible posterior dislexia en niños en edad de infantil. Antes de empezar con la lecto-escritura y que en principio no tienen nada que ver con la lecto-escritura.
Se podría decir que estas cosas les pasa a todos los niños. Que todos los niños a veces se ponen los pantalones al revés, que todos los niños se olvidan a veces del día en que estamos o llegan tarde porque no se han fijado en la hora, que unos niños hablan antes que otros etc....

Sí, esto es verdad, a todos los niños les pasan estas cosas. Pero no se trata solamente de que les pasa esto alguna vez o algunas veces. Se trata de que estas cosas les pasan MUCHAS veces por no decir siempre y todos los días. Mi hijo practicamente nunca se pone bien la ropa, me pide él mismo: "mamá, dime las cosas de uno en uno porque sino, no me acuerdo qué tengo que hacer",  nunca se da cuenta de la hora que es, tiene muchísimas dificultades para leer números, dibuja muy mal y tiene una letra muy mala (aceptable según muchos, pero esto es porque lo hemos trabajado MUCHO). Se trata del GRADO en que estos problemas aparecen y cuando son un problema para el buen funcionamiento del día a día entonces podemos hablar de señales reales.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Setas, por fin

A mi marido desde siempre le ha gustado mucho buscar setas y está claro que a los chicos también les encanta. Incluso una vez nos pusimos al cultivo en casa, pero es un proceso muy complicado y sale más a cuenta buscarlos.
Y después de las lluvias, POR FIN hay setas e incluso muy cerca de casa. Esta es la cosecha de una excursión de ayer por la mañana:


 Para el mediodía, papá los hizo rellenos de queso y rebosados en pan rallado. Buenísimo. Las otras las pondremos a secar para ir utilizando durante el año.
Y esta mañana se veían así de bonitas las esporas sobre el mantel.


sábado, 12 de noviembre de 2011

Guitarra

video
Un prueba para subir vídeos.........
video
Vaya, lo he conseguido. Se abre una nueva era en mi blog jajajaja.

viernes, 11 de noviembre de 2011

Dislexia 3

Este post es un seguimiento del segundo post con mis reflexiones sobre la dislexia y la EeF

Acabé con una pregunta:
¿Qué hace que la lectura sea una habilidad diferente al canto o al correr o a la habilidad que sea? Y que de repente esta sea una habilidad que TODOS aprenden o aprenderían finalmente de la misma manera y hasta el mismo nivel???

Yo no sé la respuesta a esta pregunta. Lo que sí sé es que creo en la teoría de las inteligencias múltiples y que cada niño tiene talentos para cosas diferentes o sea que también problemas para cosas diferentes.

Este planteamiento es muy curioso porque pasa muchas veces que los niños dislecticos tienen una capacidad muy buena, y a veces mayor a la normal en otras áreas como las matemáticas, la música o la creatividad. En nuestro caso particular encaja perfectamente este rasgo. Mi hijo pequeño es muy bueno en razonamiento matemático, algunas veces me supera a mi en cálculos difíciles mientras que se queda encajado y pensativo con un 23 + 4 como si aquello fuera demasiado sencillo para darle importancia. No es nada plástico, pero sí que presenta una creatividad en el pensamiento que a veces nos deja asombrados a todos, tiene ideas muy originales y diferentes a lo que uno muchas veces esperaría. Tiene grandes dotes musicales y le encanta todo el mundo del teatro, la magia y el circo. Simplemente tiene sus fuertes en otras inteligencias que no sean la lingüística.

No hay más que mirar esta lista de famosos con dislexia para darse cuenta de que pueden tener talentos grandes en otras áreas. No creo que ninguno de ellos fue introducido a la lecto-escritura ni demasiado pronto, ni forzado ni demasiado tarde, tampoco creo que sus problemas con la lecto-escritura fueron inventados.

¿Cuales serían entonces los hechos que podrían demostrar que la dislexia no es algo que tiene que ver con introducir demasiado temprano o forzado la lecto-escritura, sino que es algo que ya estaba allí? Algo innato y que por muy temprano o muy tarde que se introdujera esta lecto-escritura, esta dislexia no va a desaparecer ni aparecer, sino que simplemente ya estaba allí.

Deberían de ser hechos que se puedan ver ya en niños muy pequeños para no poder decir que son problemas adquiridos más tarde juntamente con la "supuesta dislexia" y también podrían ser otras cosas que van muchas veces conjuntamente con una dislexia pero que no tienen nada que ver con la lecto-escritura.

Estas señales de una posible dislexia en niños pequeños existen. Pero OJO!!! no podemos dar la vuelta a la tortilla. No se puede hacer el planteamiento:
- niños que presentan estas señales serán o son niños dislecticos. NO!!!

Pero sí que se puede hacer el planteamiento:
- niños dislecticos ya presentaban estas señales desde pequeños.

Creo que hay una gran diferencia entre estos dos planteamientos. Muchos niños presentan señales de una posible dislexia pero al crecer hacen un desarrollo normal sin problemas en la lecto-escritura. Estas señales tenían otras causas que podrían ser de diferentes orígenes.

Lo que sí ya es más raro y de donde se "demostraría" de que es un problema innato, es que niños con nada de problemas de pequeño, con ninguna de estas señales, de repente presentan una dislexia cuando son introducidos a la lecto-escritura. Si esto fuera así, que hubiera niños con ninguna de estas señales pero con grandes problemas en la lecto-escritura, entonces sí que se podría pensar que estos problemas deben de tener que ver con la manera de cómo se haya introducido esta lecto-escritura. Pero esto no es el caso, casi todos los niños con una inteligencia normal pero con problemas en la adquisición de la lecto-escritura presentaban ya una y normalmente varios de estas primeras señales y por esto se podría concluir que estos problemas no tienen que ver con cómo se haya introducido la lecto-escritura, sino que ya estaba el problema allí, latente.

continuará........

jueves, 10 de noviembre de 2011

Juego del camión.

Bueno, este juego en realidad se llama "Passen en meten" (encajar y medir), pero yo lo he bautizado como el "Juego del Camión" porque me gusta más ;). Lo compré baratito de segunda mano, pero creo que es un juego divertido que se puede hacer fácilmente casero. No sé si algún día alguien me denunciará por promover el plagiado de juegos educativos..... ????
De todas maneras el juego es del año 1994 y me parece que está descatalogado, o sea que......

Se trata de hacer unas plantillas de camiones (el estilo de camión se deja a la creatividad de cada uno, incluso lo podrían diseñar los niños mismos) con una zona de carga rectangular. Cada niño tiene que tener su camión.

Después también se necesitan todo tipo de formas rectangulares de diferentes colores. Estas figuras representan los paquetes que hay que montar en el camión.
También se necesita un dado con los colores de las diferentes piezas. 
Hay dos tipos de piezas:
- los rojos, verdes y amarillas (más bien grandes). Hay que colocarlos enseguida en el camión, siempre cargandolo desde abajo claro, no puede haber paquetes volando.
- azules y lilas (alargados y pequeñitos). Estos se pueden guardar al lado del camión para ir rellenando huecos después.

Se va tirando el dado por turnos y se elige una pieza del color que te ha tocado y se coloca en el camión. (si es rojo, verde o amarillo se coloca de seguida y si es lila o azul se puede guardar al lado si quieres para rellenar después). El dado también tiene una cara blanca donde se puede elegir el color de la pieza que se coge.
El objetivo del juego es llenar el camión de tal manera que se te quede el mínimo espacio en blanco cuando llegas a coger una pieza que ya no te cabe. (no se pueden hacer piezas demasiada pequeñas porque sino siempre cabe alguna.... o sino, simplemente se puede decir que sí hay piezas pequeñas y se ve quién llena su camión primero).
Está claro que se trata de mates: geometría, estimaciones, calcular espacios, etc.... pero esto, al niño, no se lo digas ;).

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Dislexia 2

Este post es un seguimiento a mi primer post sobre mis pensamientos referentes a la dislexia y la EeF.

Entre los expertos existe aún mucha controversia sobre los orígenes de la dislexia y del qué es realmente esta dislexia. Así que yo en estos posts modestos de mi bloguecillo no voy a empezar a decir qué es ni cómo se define exactamente esta dislexia. Sino que solamente os quiero explicar nuestra experiencia con ella y mi manera personal de interpretarla. Lo que expongo no es una verdad absoluta, ni pretende serla, solo son mis pensamientos relacionándolos con la EeF, por si le son de ayuda a alguien.

Me gusta bastante la breve explicación que da la Wikipedia sobre la dislexia, pero si queremos entender realmente lo que es la dislexia recomendaría mucho el libro de Maryanna Wolf: ¿Cómo aprendemos a leer?. Fue un libro que a mi me explicó muchísimas cosas que pasaban con mi hijo y me tranquilizó bastante. Cosa que ya mencioné una vez en este otro larguíiiiiisimo post ;).

Otra cosa muy interesante creo, para entender la dislexia es la teoría de Gardner de las inteligencias múltiples.
Según esta teoría todos tenemos aptitudes para diferentes inteligencias y realmente no hay unos "inferiores" a otros. Aunque nuestra sociedad de hoy en día nos lo quiere hacer creer.

Cada niño nace con ciertas aptitudes. Sean para una o varias de las inteligencias de las que habla Gardner y normalmente están intercalados. Es curioso como la gente no tiene problemas de aceptar que uno nace con el pelo moreno y otro con el pelo rubio, pero por otro lado no estamos tan dispuestos a creer que podemos nacer con un cerebro preparado diferentemente a otro, mientras que el cerebro es el órgano más complejo que tenemos.

Por otra parte también creo que negar la existencia de la dislexia como diferencia innata, o cualquier otro problema de aprendizaje como la disgrafía, la dislalia, la discalculia o la dis- que sea.... es como negar la existencia innata de zurdos y diestros, es como negar que podemos tener cerebros diferentes que puedan funcionar de manera diferente. Es como creer que estemos hechos en una cinta de montaje, todos igualitos, todos con las mismas piezas.

Por lo contrario yo soy de las que creen que la naturaleza es muy sabia y sabe de sobras que necesita justamente estas piezas diferentes, estas inteligencias diferentes, y estas personas hechas tan diferentes, para que trabajen conjuntamente, cada uno con sus habilidades y talentos, para seguir adelante con este mundo.

Es muy gratificante en nuestro mundo de hoy día, cuando tu hijo nace con altas capacidades para las inteligencias lingüísticas o lógica-matemáticas, las 2 inteligencias más apreciadas en nuestra sociedad. Pero ya no es tan divertido, o tan fácil, cuando nace con altas capacidades corporales,  musicales o naturalistas y tiene bajas capacidades lingüísticas o matemáticas. Por mucho que uno respete, acepta y quiere a su hijo como a la vida misma, la presión social es muy grande.

La gran mayoría no parece tener problemas al aceptar de que si mi hijo no es gran cantante, no es porque le he forzado a cantar demasiado pronto o porque no le he dejado cantar lo suficiente. Si mi hijo no es gran corredor tampoco es porque no le he dejado correr lo suficiente o porque le he forzado a correr demasiado pronto o porque no he tenido la suficiente paciencia para esperar hasta que fuera gran cantante o corredor. Simplemente se acepta que cantar no es lo suyo ni correr tampoco. Hay niños que cantan muy bien y otros que no, hay niños que corren muy rápidos y otros que no. Tan sencillo es.

Pero con la lectura pasa algo diferente. Si a mi hijo le cuesta leer, de repente salen voces diciendo que debe de ser porque le he forzado a leer demasiado pronto, otros dicen que debe de ser porque justamente NO he empezado a estimularle lo suficientemente pronto y un tercer grupo dice que no he tenido la suficiente paciencia para esperar hasta que mi hijo arranque a leer como los demás lectores.

¿¿¿Entonces, qué hago???? ¿Empiezo pronto? ¿Empiezo "cuando toca" (o cuando se supone que "toca")? ¿Empiezo tarde?
¿Porque simplemente no se puede aceptar de que leer no es lo suyo?  Igual que el canto o correr no es lo suyo de otros niños, por mucho que yo empiece pronto, "cuando toca" o tarde. Que por cierto, mi hijo pequeño es un gran cantante y un gran corredor!

continuará........................


lunes, 7 de noviembre de 2011

Abaco chino

Mi hijo pequeño tenía unos ejercicios con el ábaco chino en su libro de matemáticas. Como no tenemos tal ábaco, decidimos construir uno a través de nuestro ábaco normal ya también casero. 
En vez de tener una madera en medio que separa las "unidades" (dedos) de los "cinquenos" (manos) le pusimos una rallita negra y también utilizamos cubitos verdes para las unidades y rojos para los "cinquenos" tal como también sugería el libro.
Este ábaco chino es un instrumento curioso para hacer sumas y mi hijo pequeño estuvo un ratito jugando con él aunque tampoco le llamó mucho la atención.
Investigando un poco por la red sobre su funcionamiento porque no entendíamos muy bien la diferencia en el 5 como 5 unidades (verdes) y el 5 como una "cinquena" (roja), nos topamos con el ábaco japonés, el Soroban, que nos parece tener un funcionamiento más lógico: 4 unidades y 1 "cinquena" porque total, los 5 unidades son igual a 1 "cinquena" y dos "cinquenas" son igual a 1 decena.

domingo, 6 de noviembre de 2011

Domingo de foto: sopa

 Al final no se hizo solamente crema de calabaza, sino también crema de verduras y pudimos comer crema de dos colores. Cosa que lo hizo muy fácil para hacer dibujitos en la crema.
 Dos calabazas:
 Niño contento
Crema Playmobil:
Así todos los niños se comen sus cremas de verduras ;).
Related Posts with Thumbnails