La aventura de dos chicos y su EeF. Simplemente nuestro día a día.

En este blog cuando hablamos de EeF hacemos referencia a Educación/Enseñanza/Escolarización en Familia.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Políticamente incorrecto.

¿Hay que obligar a los niños a hacer ciertas cosas?

He estado pensando mucho en, primero, si escribir y luego, si publicar este post. Pero si está aquí, es porque finalmente me he decidido, y porque creo que quizás hay algunos por allí que quieren leer algún post así.

Algunos posts de otros blogs últimamente me han inspirado y animado a escribir algo más extenso sobre mi opinión sobre la educación en casa o la educación en general y sobre la respuesta a esta gran pregunta, aunque normalmente no escribo posts tan largos.

Es que, cuando me pongo a escribir no paro, porque cuesta dar respuestas a preguntas complejas. Las cosas nunca son blancos o negros y para explicarlo bien yo necesito muchas palabras para evitar malentendidos, así que pienso que es mejor no empezar ;).

Pero esta vez he empezado y solamente quiero decir que este post es plenamente MI opinión personal y subjetiva y nada mejor o más verdad que otra. Es lo que funciona en MI casa y con MIS hijos, a otros puede ser que no les funciona así. Simplemente tengo la suerte de vivir en un país donde puedo elegir y opinar libremente. Habrá gente de acuerdo y otros que no, pero así es la vida.

Creo que las mamas o papas que educamos en casa vivimos continuamente con algunas preguntas perpetuas:
¿Tengo que dejarles jugar más?
¿Tengo que hacerles leer más?
¿Tengo que hacerles escribir más?
¿Estarán haciendo bastante trabajo?
¿Estarán haciendo demasiado trabajo?
¿Lo estaré haciendo bien?

Seguramente preguntas sin respuesta nunca, ni siquiera con el tiempo. Además preguntas con respuestas diferentes para cada uno. Y preguntas que, como mucho, cambiarán a tiempo verbal pasado:
¿Debería haberles dejado jugar más? ¿Debería haberles obligado a trabajar más?

Una de las grandes desventajas de educar en casa, diría yo, es que: No tienes a nadie para echarle la culpa cuando las cosas van mal. Si algo no funciona o va mal, solamente te queda la pregunta ¿Dónde me estoy equivocando?????

Con lo fácil que sería poder decir: ¡es que la profe le tiene manía a mi niño y no sabe tratarlo!
¿Y si soy YO, que no sé tratar a mi hijo????? Uf, qué dura esta responsabilidad. Pero nos toca llevarla.

Cuando miramos los blogs de otras familias, nos lo pintan todo tan bonito. Cuando leemos las teorías en los libros sobre educación, nos lo ponen todo tan bonito, y realmente nos lo creemos y trabajamos hacía aquella utopía, porque sabemos, creemos, que en algún sitio tiene que estar. Pero por otro lado tenemos nuestra realidad que muchas veces no coincide ni con los blogs ni con los libros. Una realidad imperfecta y con dificultades.

Nadie publicará un libro diciendo: total mamá, hagas lo que hagas, el resultado siempre será regular y mejorable, haz lo que puedas, que desde los siglos de los siglos, es lo que las mamás han hecho y la vecina siempre sabrá mejor.
Claro que no, sino que te explicarán estas maravillosas técnicas, que más de una vez te harán sentir culpables porque justamente no consigues aplicarlas más de dos días seguidas. Y claro, por esto tu hijo no es tan prefecto como el del libro y a tu hijo se le ocurre protestar, tu hijo no está interesado, ni tiene ganas de hacer aquello que crees que debería de hacer. Así que seguro que es culpa tuya.

Yo en mi blog no voy a publicar el berrinche que montó mi hijo al mediodía, sino que publicaré el juego tan precioso que montó antes o después, publicaré la actividad tan chula que hicieron juntos, porque estos también son los momentos que queremos recordar. Y así de la misma manera otras mamás tampoco publicarán los berrinches ni los llantos. Los malos momentos quedan en casa. Hay que pensar en positivo, porque es la mitad del camino hecho.

Resultado:
momentos de una vida, minutos de un día, los minutos y momentos más bonitos de un día de 24 horas. Visitamos los blogs y pensamos: waauw, el lunes este juego tan bonito, waauw, el martes leyendo tan interesados, waauw el miércoles las cajas tan ordenadas, el jueves presumiendo de niño creativo, el viernes matemáticas tan originales y encima el fin de semana con la excursión tan chula. ¿Y todo esto lo hacen por iniciativa propia y sin protestar?
Esta mamá debe de ser superwomen y los niños superdotados y yo ahora mismo aquí con el niño enfadado detrás de mi que no tiene ni chispa de ganas de hacer nada. ¡Socorro!¿¿¿Qué hago mal???

Nada …. , realmente, creo que no hago nada mal.

Los blogs no mienten, ni los libros, simplemente no dicen toda la verdad. Explican una parte de la verdad que es muy verdad, pero que no es completa, mientras que yo tengo el paquete completo todos los días. La vida no es un blog ni un libro. La vida es vida, 24 horas al día. Y la vida nunca ha sido perfecta. Solo los blogs y los libros son perfectos.

No, no hago nada mal. No hago nada más mal que ser la mamá más normal de mundo con unos niños de los mas normales del mundo. Pero a veces es difícil aceptar que uno no es nada más que normal. ¿No estábamos haciendo la educación en casa para justamente "ser diferente"?

Una mamá imperfecta, una mamá con días malos, con días fatales, con momentos horribles.
Unos niños imperfectos con problemas de aprendizaje en ciertas áreas, con días malos, con días fatales y con momentos horribles.

Pero también con estos momentos maravillosos, geniales, brillantes y fascinantes. Y claro, estos son los que pongo en el blog. Estos son los que todos ponemos en el blog.

¿Entonces qué hacer cuando hay estos momentos malos?

Pues nada, simplemente esperar hasta que pasen, y prepararnos para el siguiente momento malo, que vendrá bastante pronto.

Y ahora viene lo políticamente incorrecto:
¿Puedo evitar estos momentos malos?

No. Yo creo que no. Ni siquiera creo que sea bueno evitarlos.

No puedo dejar a mi hijo todo el día hacer lo que le de la gana, no puedo dejarle pensar que la vida es todo juego y alegría y solamente hacer lo que a uno le interesa. Yo sinceramente creo que le haría un flaco favor si le dejara vivir en un mundo de sueños. La realidad es realidad y los sueños son esto: sueños. La vida es bonita si sabemos valorar la realidad tal como es, imperfecta, y no si creamos un mundo de flores imposible de conseguir.

La felicidad y el éxito en la vida no están en hacer lo que me de la gana, sino en encontrar ganas para hacer lo que tengo que hacer.
La felicidad y el éxito están en encontrar el placer en aquello que es mi obligación, la felicidad y el éxito están en sacar lo mejor que tengo dentro de mi y esto no siempre es fácil.

Además si miro grandes personalidades o personas felices, realmente no veo que me dicen: hice siempre lo que me interesaba y además lo hice en los momentos que me apetecía.

Al contrario, normalmente dicen: encontré felicidad en mi trabajo, encontré paz ayudando a los demás, pensando en los demás y dejando de pensar en mi, nunca abandoné y siempre seguí adelante, el camino fue difícil pero valió la pena......

Así que ¿Hay que obligar a los niños a hacer ciertas cosas?
Yo creo que sí.

Tengo un pre-adolescente en casa que ahora mismo como frase favorita tiene: “Sí, anda…” y os puedo asegurar que si no le obligo a recoger la mesa, a hacer su cama, a hacer las mates, a estudiar ortografía, etc.... todas estas cosas no los haría. Y no es solamente ahora porque es adolescente, también antes le he obligado a hacer cosas que no quería hacer. Son cosas que creo claves para su futuro como adulto maduro y responsable, pero feliz (si es que esto se pueda conseguir).
El saber sobreponerse a una frustración, el saber ponerse a un trabajo duro e indeseado, el saber pensar en los demás y hacer aquello que no me apetece en absoluto, forma parte de ser un adulto maduro y responsable. Y creo que esto hay que aprenderlo.

Conozco adultos poco amigos de pensar en los demás, que hacen lo que les de la gana a la hora que les de la gana y realmente, es difícil contar con ellos y no me gustaría convivir con ellos.

¿Cuál es entonces la diferencia con mandarlos al colegio y hacerles pasar por todos los libros y tareas indeseados que tienen que hacer tantos niños?¿Cual es la diferencia en ponerme como sargenta y decirles: ahora vas a hacer esto porque lo digo yo?

La diferencia está en hacerles ver que se puede realmente elegir a hacer algo que no te apetece porque sabes que es necesario. La diferencia está en esta libertad. Y también en que hay mucho tiempo para otras actividades que sí tienen su pleno interés. A veces, como ellos saben que les queda mucho tiempo para "lo divertido e interesante", también les cuesta menos elegir o poner-se a aquello "nada agradable".

Creo que la educación en casa da tiempo y margen para enseñarles ésta libertad, aprender a elegir de vez en cuando aquello que no me apetece porque es mi obligación y tengo oportunidades de sobras para otras cosas. La diferencia es tan sutil y tan grande a la vez e incluso no sé si es utópico. Pero al menos, creo que vale la pena intentar conseguir-lo.

El educar en casa para mi no es hacer solamente lo que quiere hacer el niño, el no obligar-le nunca a nada, el no dejarle nunca pasar por algo que no quiere hacer en absoluto. Sino que el educar en casa para mi significa encontrar el equilibrio entre las obligaciones y los intereses, entre el trabajo y el juego, entre sus debilidades que necesitan refuerzo y sus fuerzas que deben aflorar al máximo.

En inglés existe un refrán que dice:
All work and no play makes Jack a dull boy,
All play and no work makes Jack a mere toy.”

“Todo trabajo y nada de juego hace de Juan un niño apagado.
Todo juego y nada de trabajo hace de Juan un simple juguete.”

Equilibrio entre juego y trabajo, y libertad para elegir también aquello que no me apetece.
No es fácil de conseguir. Pero es una meta que creo que vale la pena.

Esta claro que existe una graduación en este trabajo según la edad.
No es lo mismo un niño de 5 años, a uno de 10 años o uno de 15. Gradualmente el trabajo y las obligaciones se incrementarán en tiempo y dificultad, sin nunca ocupar, ni todo, ni la mayoría, del tiempo y sin nunca sobrepasar sus posibilidades en dificultad. Es inhumano pedirle a un niño algo para el que no esté preparado. Pero es igual de injusto creo, el no pedirle aquello para lo que esté perfectamente capaz y no ayudarle en sacar lo mejor de si. A veces cuesta ver si está preparado o a veces cuesta esperar hasta que esté preparado, pero cuando lo está hay que exigir-se-lo, o dar aquel empujoncito para que él mismo ve que sí puede hacerlo.

Así que para mi, se trata de hacerle ver al niño que tiene una obligación también. Pero no, porque lo digo yo, sino porque forma parte de vivir la vida plenamente. Y él puede incluso elegir hacerlo. Porque si solamente lo hace “porque lo digo yo”, entonces el día que yo deje de decir-se-lo, ya no lo hará, y no se trata de esto.

Ha nacido con ciertas habilidades y posibilidades, y éstas, las tiene que utilizar. No utilizarlos, sería injusto frente a otros que no han tenido estas habilidades. Ha nacido con la capacidad de esforzarse y ésta es su obligación. El resultado realmente no importa (cosa que sí importa muchas veces en el colegio) pero el esfuerzo, sí que importa. Y la experiencia nos demuestra que con esfuerzo, la mayoría de las veces el resultado es aceptable, perfecto e incluso puede llegar a ser brillante. Incluso muchas veces, después de haberles obligado a hacer algo, ellos mismos han descubierto otras áreas aún desconocidos para ellos y para los que sí han demostrado interés nato y han descubierto que con este nuevo conocimiento o habilidad pueden descubrir nuevas cosas que sí les interesan.

Creo que cuando el niño llega a comprender esto: que con esfuerzo y ganas, incluso las tareas pesadas, horribles y odiadas, pueden llegar a un fin sorprendente y agradable, del cual incluso puede llegar a ser orgulloso y que pueda descubrir nuevas cosas, entonces tenemos a una persona preparada para enfrentar al mundo en el que le tocará vivir. Un mundo que no le dejará siempre hacer lo que le interesa ni lo que quiere. Sino un mundo que le exigirá ingenio y esfuerzo, juego y trabajo.

Para llegar a este fin (si es que se llega jeje) hay que pasar por experiencias desagradables. Ya lo sé, mucha gente no estará de acuerdo conmigo en esto, pero mucha gente también piensa que debería de enviar mis hijos al colegio, mucha gente también piensa que debería de castigar más a mis hijos, otros pensarán que debería de castigar menos a mis hijos. Unos piensan que les estoy mimando y otros piensan que soy demasiado estricta. Cuando hago exactamente lo mismo. Uno nunca puede estar de acuerdo con todas las corrientes educativas que hay en este mundo. Hay que elegir, y suerte tenemos que podemos elegir.

Mi opinión es simplemente que hay muchas teorías bonitas, demasiado bonitas, que en mi realidad no encajan. La vida es bonita y maravillosa, pero solamente cuando sepamos aceptar nuestras limitaciones y cuando sepamos aceptar las dificultades que nos presenta, como retos para mejorar y cuando estamos dispuestos a esforzarnos para mejorar. Si evitamos toda dificultad y conflicto creo que perdemos mucho de su belleza, y será un esconderse y huir perpétuo. Superar una dificultad y conseguir acuerdos en un conflicto dan una paz que vale la pena conseguir. Siempre evitar dificultades y buscar lo fácil agota y no da nunca satisfacción.

Por esto, yo sí que les obligo a mis hijos cada día a hacer algo que probablemente no hubieran elegido libremente. El tiempo de estas actividades nunca supera las 2 horas y muchas veces no llega ni a una hora. (Mi hijo mayor ya está en secundaria, para situar-nos) Algunos días protestan más y otros menos, algunos días incluso no protestan nada, porque saben que les toca hacerlo y no hay discusión. Incluso algunas veces cuando con una protesta considerable les digo: "vale, pues no lo hagas". Entonces vienen: "sí, sí mama, lo haré igualmente, ahora lo hago". Porque realmente saben que es para su bien, y tienen una obligación también. Pero si yo fuera niño otra vez, seguramente también intentaría a ver si me puedo escaquear de según qué tarea. Son niños, pero no son tontos ;)

Gracias por el esfuerzo de leer todo esto y espero que ha sido uno de estos esfuerzos que finalmente han valido la pena y sino, espero que encontréis la fuerza para superar la frustración!

25 comentarios:

AnaGF dijo...

Querida Marvan,
Em primeiro lugar, desculpa que comece logo por te chamar querida, quando nem sequer nos conhecemos. Mas é que depois de ler este teu post - longo, mas de forma nenhuma requereu esforço para ler, antes prazer! - só me apetece mesmo chamar-te querida! Porque me revi totalmente neste teu relato: também eu constato como os livros e os blogs (incluindo o teu!) nos dão uma visão optimista do ensino em casa. E por um lado ainda bem, porque como a vida não é perfeita, precisamos muito destes relatos bonitos que nos mostram como também há momentos perfeitos, ou quase. Mas há que ter consciencia que eles não retratam a realidade completa, apenas uma parte. Por outro lado, também concordo totalmente contigo quando dizes que não se pode deixar as crianças fazer só o que lhes apetece. Seríamos péssimos pais, se o fizéssemos. Eu gosto de chamar a isto "liberdade com responsabilidade". Mas para resumir, muito obrigada, Marvan, por este excelente post, fico muito contente por teres decidido escrevê-lo.

Helena dijo...

Un millón de gracias por este post!
Ya te comento más cosas en otro momento, pero ahora quería darte las gracias.

Eva dijo...

Qué bien lo has contado, Marvan. Yo tampoco creo en eso de "que el niño haga lo que quiera". Eso no es libertad. La verdadera libertad implica elegir con responsabilidad.

Y la responsabilidad y la voluntad (llámalos también compromiso, esfuerzo, perseverancia...), dos ingredientes esenciales en la vida, hay que educarlos.

Me gusta también ese recuerdo que haces de que en los blogs sólo ponemos las cosas bonitas, qué razón tienes, y cuánto se nos olvida en los malos momentos a muchos de nosotros.

Un abrazo!

Alana dijo...

Marvan, me lo he leido todo (no ha sido un esfuerzo y ha valido la pena!! jeje)
Estoy de acuerdo contigo, supongo que para los que tenemos niños pequeños todo es mas facil, cuando tengan la edad de los tuyos ya me gustara llevarlo tan bien como tu!! (con los momentos buenos, los no tan buenos y los horribles)
Si que es verdad que generalmente la gente publica cosas positivas (y me incluyo), la verdad es que en casa el unico problema lo tenemos a la hora de dormir (a veces con berrinche incorporado) y para comer (si por ella fuera se alimenaria de chocolate, y eso esta aprendiendo que no puede ser, por mucha libertad que digan que hay que darles y dejar que coman lo que quieran... en casa no hay esta opcion si no quieres comer arroz porque quieres comer chocolate, si no cabe lo "sano" tampoco cabe lo dulce), en cuanto a apredizaje de momento solo me he encontrado con pocas ganas de hacer alguna actividad y debido a su edad (4 años) pienso que no pasa nada por cambiarla por otra, o dejarlo para otro rato. Hay dias que trabajamos mucho, y otros que casi no hacemos nada... una cosa compensa la otra. Y hay algun dia que la que tiene dificultad para trabajar soy yo, porque no soy solo una mama que enseña en casa, soy una persona con sus altibajos, falta de sueño, dolor de cabeza (saber de medicina china y otras terapias no te salva de dolores o desequilibrios varios, aunque la gente piense lo contrario) o con problemas como todos los demas. Pero se intenta volver al equilibrio y a seguir avanzando (a veces se consigue y otras veces se pasa el dia intentandolo...)

Gracias por compartir tu opinion, a mi personalmente me interesa mucho ver como funcionan las cosas con niños mayores.

(perdon por escribir sin acentos, duele a la vista pero se me duplican!!)

paumon dijo...

Ufff, menos mal que de vez en quando alguien dice las verdades!!! MUCHIIISimas gracias por este post, me ha animado mucho!! Gracias por decir lo que algunas pensamos y no sabemos como expresarlo!
Hasta pronto!!

Madalen Goiria dijo...

Marvan, no me ha resultado nada pesado leer el texto, al contrario, ha sido un placer. Me pregunto si podría publicarlo en mi blog, aunque sea en parte, con referencia a tu blog, por supuesto. Gracias por el testimonio. Un beso a los tres "esforzados".

Marvan dijo...

Gracias AnaGF, y gracias sobre todo por llamarme querida!!!! ;)

Helena, ya me dirás lo que querías comentar! Ahora me has dejado intrigada jejeje.

Eva,gracias, me gusta ver que hay más gente que piensa igual. A veces cuesta decir según qué cosas.

Alana, como he dicho, cuando mis hijos eran pequeños también les he obligado a hacer ciertas cosas o prohibido a otros, creo que esto empieza desde pequeño. Lo difícil es a veces encontrar el equilibrio ;)

Gracias a tí Paumon, que uno de tus posts me animó jejeje.

Madelen, será un placer para mi aparecer en tu blog. Claro que lo puedes publicar. Gracias!

Elisabet dijo...

Yo no puedo decir nada, porque no tengo hijos.
Pero para la sociedad en general lo políticamente correcto creo que es lo contrario. Lo de que hay que ponerles límites desde la cuna, y si no se te suben a la chepa.

Àfrica dijo...

Moltes gràcies, Marvan!! Ja saps que ens trobem en aquesta fase, i les reflexions dels altres sempre ens ajuden a veure-hi més clar!! Ho tindré en compte la propera vegada (que potser serà demà???). A veure si ens tornem a veure aviat, vaig riure molt!
Una abraçada!

Zinnia Muñoz dijo...

Lo único malo de que escribieras largo con más frecuencia es que sería inevitable no leerte =)

Mira tú que escribiendo en mi blog sí saco a veces lo "malo" y no caí en cuenta de eso hasta que Silvia me hizo un comentario. Para mí es normal que no solo saquemos lo bueno pues de los errores es mucho lo que aprendemos.

Pues yo también soy de esas que exige a los chicos. La de cuatro ordena su ropa limpia y sucia, levanta sus regueritos; los mayores lavan la loza, uno de los baños y la caja del cobaya (además de tender cama, levantar su desorden, lavar su la ropa). Podría uno pensar que es mucha cosa pero la verdad es que no, pienso que es apenas lo justo, somos seis y yo cargo con la responsanbilidad de la cocina y las cosas de cuatro (además de trabajar con el teatro), los grandes deben aprender a vivir esa cotidianidad que no es tan sencilla como parece y que es la mayor causa de las frustraciones humanas. Están aprendiendo que gastan más tiempo evadiendo lo que deben hacer que haciéndolo (y me ha llevado con Iryna todo lo que va del año que lo entienda y con Cedric cuatro meses, ahí vamos)Ya se están comenzando a ver los resultados. Por el momento hasta que no tengan organizada su vida con estas cosas diarias, el trabajo académico está en un segundo plano. Necesitamos aprender a andar como familia y en esas estamos. Además, qué mejor aprendicaje para la vida que eso, saberse asumir y poder llevar un espacio.

En resumen, concuerdo contigo, jejeje. Y pues si haces entradas largas los comentarios tambien se extienden.

Un abrazo grande desde el otro lado del charco. Espero que algun día nos lo demos en real.

Sylvia dijo...

Cuanta verdad en tan sólo unas palabras!!

Creo que has reflejado perfectamente la verdad, la vida real. En los blogs publicamos cosas bonitas porque se trata de un paseo viertual y los paseos han de ser agradables no? Me gusta visitar los blogs y ver fotos bonitas, inspirarme de otras madres, me remonta el ánimo así que casí agradezco lo "bonito de los blogs".
Pero detrás están los días malos, las mañanas que todo sale del revés, los enfados de mamá consigo misma por no saber si hace o no hace bien etc etc

Y estoy totalmente de acuerdo en la libertad de elección pero con criterio y responsabilidad.

Ahora estamos pasando una época muy buena pero siempre hay altibajos y se agradece saber que no estamos solas!!

Un beso enorme guapa!!

Marvan dijo...

Hola Elisabeth, no sé si he entendido bien tu comentario pero supongo que estás de acuerdo ¿o no?... es que mi castellano guiri a veces me defrauda ;)

Africa, fins aviat!!!!

Zinnia, lo de que los blogs normalmente sacan lo bueno, ya es normal, y sé que tú lo mezclas más. Realmente no quiería poner tanto sobre esto, pero como me enrollo tanto mezclé los dos temas. Realmente era para decir que yo sí les obligo a mis hijos a veces a hacer cosas y si protestan mucho está claro que no lo pondré en el blog jajajaja!

Gracias Sylvia! Un beso a tu gatita jajajajaja!!!

agujita - Esperanza dijo...

Yo estoy en el otro lado porque llevo a mis hijas al colegio convencional ¿mejor? pues no, es otra opción porque no tengo valor para educarles en casa, al final ambas opciones son igualmente válidas ni mejor ni peor simplemente diferentes, pero en ambos casos hay que poner límites en tu caso los pones tu, en el mio los profesores y en casa yo pero estos límites nunca se acaban porque a medida que crecemos la sociedad nos va imponiendo más límites y es bueno que los niños aprendan a respetarlos desde pequeños

♥ meninheira ♥ dijo...

Ay marvan! gracias, gracias por este post! suscribo todo y podría entresacar tantas líneas...

"Una de las grandes desventajas de educar en casa, diría yo, es que: No tienes a nadie para echarle la culpa cuando las cosas van mal. Si algo no funciona o va mal, solamente te queda la pregunta ¿Dónde me estoy equivocando?????"

Llevo varios días sintiendome profundamente errada en todo, estoy como si tuviera un pié atascado en el lodo y lucho con el otro para sacarlo, pero ahí sigue y dudo si sacarlo e meterme ya entera.

Gracias marvan, muchísimas gracias :* Muas!

educandoenlacasa dijo...

El tema con los blogs, o mejor dicho, MI tema en MI blog es que hablar de lo "malo" a veces implica exponer a terceros. Por ejemplo, ahora tengo a mi hija de trece que está muy adolescente. Por respeto a ella hay cosas que no coloco ¡Y no sólo lo malo! Casi no hablo de la Igna en mi blog pues cuando lo hago muere de vergüenza. Lo que quiero decir, es que es delicado, poner algunas cosas pues no se habla sólo de una.
Respecto de los niños, de si obligar o no, nosotros intentamos tener pocas reglas, pero reglas al fin. Alguna vez escuché un dicho que me encantó: Padres autoritarios=hijos neuróticos;padres laizze faire =hijos psicóticos.

Marvan dijo...

Hola Esperanza!!!!!
Cuanta razón tienes. Los límites se ponen desde pequeños y para los padres que llevan los niños al colegio es lo mismo, el tiempo que están con los niños tienen que poner sus límites. Yo incluso pienso que es más difícil aún, porque no hay tanto tiempo y suelen ser momentos de estres completo: hora de salir, hora de dormir, .... lo que para mi creo lo hace aún más difícil y muchos padres por sentimiento de culpabilidad allí les cuesta poner los límites.
Tu dices que no tienes valor para educarlos en casa, pero quizás yo no tengo valor para llevarlos y solamente pasarme estos momentos clave y difíciles con ellos. ¿mejor o peor? Como dices, simplemente diferente.
Un beso!!!

Meni, ánimos, ya verás, todo tiene solución, aunque sea solamente pensar que hiciste lo que pudiste y no se pudo hacerlo mejor por muy mal que saliera. A veces a mi me pasa, algo salió fatal, pero si sé que hice lo que estuve en mis manos, solo me queda aceptar que nada es perfecto.

Andrea, cuanta razón tienes con implicar a terceros. Yo sinceramente lo creería también inhumano poner lo malo de los niños en el blog. Los míos les encanta salir. Ellos ven que los tapo o les pongo de espaldas para proteger su intimidad al menos algo. Ellos se merecen la protección y el respeto por lo que son, humanos e imperfectos y no voy a ir a exponer el berrinche del día ni lo fatal que le sale siempre aquello y que no hay manera. Ya simplemente por respeto a ellos. Todos tenemos algo que nos sale fatal, pero por esto no lo tiene que saber el mundo entero.
El camino esta medio hecho si nos centramos en lo positivo. Pero esto no quiere decir que lo negativo no está, y esto a veces lo olvidamos.
Pero yo sobre todo quería explicar mi idea sobre la "libertad" o el obligar a las niños de hacer tareas. Allí sé que mi idea es algo diferente a otras corrientes, pero bueno, viva la diversidad!

Elisabet dijo...

Ah, si estoy de acuerdo más o menos. Me refería a que no creo que tu post sea politicamente incorrecto (no sé si será lo mismo para los homeschoolers), porque la mayoría piensa que los niños tienen que tener límites.De hecho yo pienso que muchos niños tienen límites demasiado pronto y con cosas que no les benefician (Método Estivill, por ejemplo).

Marvan dijo...

Hola Elisabet. En la educación en casa hay muchas teorías que hablan de la completa libertad del niño, el no obligarle o forzarle a nada y solamente seguir sus intereses. Yo decía justamente que creo que sí hay que obligarles o forzarles a ciertas cosas. Por esto es políticamente incorrecto, porque en el mundo de la educación en casa a veces está mal visto cuando obligas a los niños a hacer algo.
Yo creo que está en el equilibrio entre las dos cosas y no creo en la libertad completa entendida como: solamente hacer lo que les interesa.

Silvia dijo...

Excelente. En absoluto fue pesado, al contrario, es muy valorable tu opinión y me alegro que nos la hayas regalado.
Es lo que estábamos pensando mucho. Estoy muy de acuerdo con lo que dices. Hay cosas que se TIENEN QUE HACER, o si no se hacen los hijos como dices crecerán pensando que la vida es fiesta, y es un servicio muy pobre el que les habremos hecho el educarlos en esa permisividad tan torcida en vez de aprovechar la gran oportunidad de guiarlos en la disciplina y ética de trabajo.
Y gracias por resolverme el punto de lo académico o vital, no siempre hay que forzar lo académico en los años tempranos cuando hay tantas cosas que tienen que hacer como las camas, recoger, la ropa. Mis hijas de cuatro y seis están reforzando cosas tan simples como vestirse, ducharse, poner la mesa, quitar la mesa...y a la mayor ya le estoy pidiendo también cosas académicas, por supuesto. Cuando es hora de trabajar no hay ordenador que valga, cuando es hora de descansar no hay juego que valga, etc. Una sólo sabe si está siendo consentidora o controladora, pero como dices, ese es un poco el problema, que somos únicos y no hay libro, blog, ni persona que te vaya a decir que tu medida es la adecuada.
Pero hay gracias a tu inteligencia y lucidez, posts como este que nos indican que todos pasamos por lo mismo y que no vamos ´tan mal´como creíamos.
Muchos besos y sorpréndenos de vez en cuando con estas joyas.

Marvan dijo...

Gracias Silvia!!

Maite dijo...

Gracias por este post y por los comentarios también!! qué interesante. como madre con blog lo hemos hablado varias veces, lo de esta ventana al mundo, en la que uno va poniendo recortes de lo bonito. Por ejemplo, mi última entrada, después de hacerla, me dije, uy, parece que me he pasado un fin de semana dedicada a mis hijos... y nada más lejos. me lo pasé trabajando en casa básicamente, sintiéndome culpable por no ESTAR con ellos. Luego me puse a hacer la entrada de los experimentos y pude incluso relativizar. Es cierto que por trabajo no pude estar al 100% con ellos, pero también es cierto que disfrutamos de esos momentos en los que pude estar con ellos. eso no lo había visto hasta ese momento. Bueno, que me enrollo, que sí, que el blog es media verdad sólo.

Y sobre obligaciones, pues sí, a medida que crecen se van incorporando. Y listos. Es parte de la vida y del crecimiento y de todo. Y es cierto que se intentará trabajar la autorregulación pero si no hay autorregulación, hay que dar un empujoncito, porque al menos yo no soy una mamá que quiera estar recogiendo la habitación de mi hija cuando tenga 13 años (por poner un ejemplo y una edad al azar), no me veo en ese papel. Decía violeta alcocer que autorregulación no es el libre albedrío, y me gustó mucho, muy aplicable.

Y especial abrazo a meni!!!!!! con todos lso cambios que estáis viviendo, date cancha!!! son muchas cosas. pero al final, creo que te lo ha dicho marvan, una hace lo que puede y en base a eso tiene que "evaluarse". Besos!!

Marvan dijo...

Gracias Maite. Y yo también creo que la autoregulación necesita algún empujoncito de vez en cuando. Como adultos realmente somos iguales.
Yo hago voluntariado y me gusta mucho, pero hay otros trabajos que son obligados y los tengo que hacer me guste o no.

Anónimo dijo...

Hola Marvan,

Post muy atinado!!! Aunque llego algo tarde a él por que no siempre tengo tiempo de checar todos los blogs que me gustan, me ha venido bien leerlo justo ahora por que he estado dandole vueltas a ese asunto cuestionandome si no estoy siendo muy estricta con mi hijo al exigirle hacer algunas cosas que no quiere, pero como bien lo planteas he llegado a la conclusión de que en la vida a veces uno tiene que esforzarse y hacer las cosas menos agradables aunque no quieras. Para conseguir un fin hay que autodisciplinarse pero a veces se necesita el empujoncito.

Saludos,
Ivett

Marvan dijo...

Gracias Ivett. Me elegro haber podido ayudar en aclarar algunas ideas ;).

yayis dijo...

Marvan... aceptarias que te hiciese un fan club o... un altar???

Entre Silvia, Meni y tu me estan enseñando muchisimo!!!... mi triada de diosas del homeschooling!!!

El tener a la miss como receptora de culpas?... donde habia oido eso antes??? jo jo jo...SIII MI CULPA LO ADMITO!!!

coincido en casi todo lo posteado y casi todos los comentarios, pero...creo tambien (bicho raro que soy con tendencias a ser algo necia jiji) es que a veces, tambien tenemos que ver el dark side del hs... precisamente para ver cuales son nuestros errores...me admito consentidora a veces y a veces soy una generala de la segunda guerra mundial...nazi.... o sea soy tremendamente bipolar, cosa que confunde al enano... o quiza... no se expresar precisamente esos detalles que tan claramente mencionas...enseñarles a ser responsables, cosas que les son positivas a futuro... madre mia... que voy a imprimir este post y lo pegare en mi carpeta de materias, para leerlo como un evangelio diario para mi todas las mañanas antes de aventurarme a otro dia de educacion en casa...

y creo que a veces, cuando visitas un lugar, si...ves lo lindo, pero a veces tambien nos toca ver algo...fuera de sitio para comprender que son tan humanos, tan imperfectos y tan luchones como nosotros no???

Besos lindisima!!!

Related Posts with Thumbnails